FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Nada cambia en USA | Salvador García Llanos

Una de las múltiples protestas FOTO: BBC

Pero si fue en los primeros días de junio pasado, o sea, más o menos un trimestre desde que las imágenes –están frescas, pues- sacudieron a la opinión pública mundial. Un ciudadano resultó vilmente asfixiado por la rodilla en el cuello contra el suelo de un agente de policía, mano en el bolsillo para adornar la hazaña. Una oleada de protestas recorrió América del Norte. Y el mundo. Sirvió de poco. Bueno, el presidente del país, Donald Trump, candidato a la reelección, tuvo que refugiarse en el búnker de la Casa Blanca pues los manifestantes, mientras el departamento de seguridad se temía lo peor, llegaron a las mismísimas vallas de los jardines de la sede presidencial.

Ahora imágenes similares de caos, de incendios, de cargas policiales, de brutalidad y de desórdenes circulan desde que un ciudadano afroamericano fuese tiroteado por la espalda en Wisconsin al acceder a su vehículo en cuyo interior estaban sus hijos. Impresionante. Como todo lo ocurrido –o lo que está ocurriendo- con posterioridad. Los disturbios y las protestas raciales se han multiplicado. Aunque en esta ocasión las más significativas han sido las del boicot histórico que los profesionales de la NBA que se negaron a jugar en la fase decisiva de la competición. No fueron los únicos: se sumaron a la causa los componentes de las ligas de beisbol y los de la NFL, que regula el campeonato de fútbol americano. Hasta la tenista japonesa, Naomi Osaka, mostró su negativa a disputar las semifinales del torneo de Cincinatti. Hay declaraciones alusivas de significativo valor, como las del vicepresidente de los Bucks, Alexander Lasry: “Algunas cosas son más grandes que el baloncesto. La postura de los jugadores y de la organización demuestra que estamos hartos. Ya está bien. Necesitamos cambios. Estoy muy orgulloso de los jugadores y los apoyaremos al cien por cien para ayudar y conseguir un cambio real”.

¿Qué ha cambiado y qué no? tal como titulaba en su portada la revista Time de mayo de 1968, después de la muerte de Martin Luther King, repetida en 2015 en reconocimiento a la lucha de Eric Garner, un horticultor afroamericano, padres de seis hijos, estrangulado por la policía de New York mientras vendía tabaco ilegalmente y le arrestaban. Idéntica primera cuando el grave suceso de Minneapolis. En Usa, poco o nada, sería la respuesta, desde el análisis frío de los hechos.

Los seguidores republicanos, mientras tanto, arropaban al presidente Trump en su convención, de la que saldrá candidato a la reelección. Habrán desgranado, como es habitual en las campañas norteamericanas, hasta las diez plagas de Egipto en las que poco menos intervinieron los adversarios. Y por supuesto, se sentirán orgullosos de su defensa armada con rifles y pistolas. Seguro que algunos corazones latieron indolentes y otros lo habrán hecho pensando en el porvenir de una gran nación a la que no basta el castigo de la COVID-19 que ha sufrido y de qué manera, sino que sigue viéndose sacudida por crímenes como los que nos ocupan, impulsados por la barbarie y la sinrazón que avergüenzan a quienes los cometen y los padecen.

Claro que son abusos policiales. El grito que reivindica justicia vuelve a resonar, a la espera de la paz que parece estar vetada a ese pueblo. Pero no es el único mal. Un crudo análisis de The New York Times sobre la realidad del país recobra vigencia a tres meses de la convocatoria electoral. Desigualdad económica, sistema sanitario indefenso, arbitrariedad policial y un creciente nacionalismo. Su traducción en un editorial: “Pobreza, hambre, desempleo, disturbios, presupuesto devastado por la crisis y el poder que apaga el fuego con bencina”. Normal que la ira y los peores sentimientos humanos se desaten y se junten. La interrogante de Time tiene respuesta: Poco o nada ha cambiado.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario