FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Tramitación dificultosa del IMV | Salvador García Llanos

Pobreza

Por los laberintos de la burocracia. Por ahí deben andar los expedientes de solicitud del Ingreso Mínimo Vital (IMV), de tramitación absolutamente estancada, tal es así que el Ministerio de Inclusión y Seguridad Social ha subcontratado a una filial de la empresa pública ‘Tragsa’, denominada ‘Tragsatec’, para ayudar a tramitar las decenas de miles de solicitud que ha recibido y sigue recibiendo.

La Asociación Víctimas del Paro, entre otras, ya ha denunciado las trabas burocráticas para recibir el subsidio. El cometido de ‘Tragsatec’ consiste en recabar toda la documentación de cada expediente individualizado y realizar una sugerencia si bien la decisión final recae en el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS).

Algunas informaciones coinciden en señalar que las dificultades se están amontonando, tanto por la cantidad de solicitudes formuladas como por la complejidad y el desconcierto que generan los métodos de seguimiento hasta la aprobación. Ha trascendido, en ese sentido, que fue recibida una instrucción en ‘Tragsatec’ en el sentido de poner los expedientes en el apartado “Requeridos”. De esa forma, la solicitud queda en un limbo “ya que se agrupan a solicitudes que cumplen todos los requisitos y han entregado toda la documentación y a quienes no lo ha hecho, a los que se pide en una carta que los remitan”.

Que las administraciones no estaban preparadas para afrontar un hecho de la envergadura del IMV es evidente. Y que se han visto desbordadas, también. Ahora tendrán que hacer un ejercicio de coordinación efectiva para atender las miles de solicitudes. Es una obviedad aplastante decir que muchas responden a un estado de necesidad extremo. Y que cuando pasa el tiempo sin encontrar salida o solución, crece el malestar. Más personal formado, más teletrabajo, más diligencia. Y más operatividad, en definitiva para superar esta prueba. La gente, que entiende poco de estas cosas y lo que quiere es ver atendida cuanto antes su petición, aguarda trámites sencillos y efectividad en las resoluciones.

Deducimos que la experiencia va marcando etapas del procedimiento y, por consiguiente, servirá fundamentalmente para agilizar la tramitación cuando las solicitudes entren en la vía correspondiente. Esa acción, la tramitación del expediente, hasta aprobar o denegarlas, tras la verificación de los requisitos y el cumplimiento de los trámites administrativos pertinentes, queda en manos de los funcionarios del INSS.

Lo dicho: en los laberintos de la burocracia abundan las trabas. Para beneficiarse de medidas como esta, tiene que ser así, de acuerdo. Para evitar fraudes e irregularidades. Pero eso conlleva preparación y disposición de mecanismos cuyo funcionamiento, tratándose de lo que se trata, debe ser los más sencillo posible.

Aquí no lo parece.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario