Incendio Seguridad y Emergencias SOCIEDAD

LA PALMA | El incendio pasa a situación de estabilizado, tras afectar a unas 800 hectáreas

Trabajo de los medios aéreos

EBFNoticias | El consejero regional de Seguridad, Julio Pérez, ha manifestado en una convocatoria pública realizada a última hora de la tarde desde el Puesto de Mando Avanzado de Puntagorda, que el incendio que se originó hace 48 en Garafía, en la isla de La Palma, ha pasado a tener la calificación de «estabilizado».

Pérez indicó, no obstante, que se mantiene el nivel 2  de alerta, por lo que sigue estando bajo coordinación del Gobierno regional, y afirmó que el grado de peligro sigue estando vigente.

El consejero remarcó que «el incendio no está controlado» y destacó que los equipos de extinción lo han mantenido dentro de un perímetro, sin permitir que se saliera de las líneas de control que se habían establecido.

Julio Pérez indicó que que todo el trabajo desarrollado durante estos dos días, «ha ido conduciendo a una aproximación que nos llevará a su extinción», hecho que no avanzó cuando se podrá dar por realizado.

En este sentido, el consejero regional señaló que «sigue habiendo un riesgo y un  peligro evidente», aunque a lo largo de esta jornada las condiciones meteorológicas han mejorado en algo, lo que también será posible mañana y el martes, aunque el miércoles, anunció que volverán a subir las temperaturas con la llegada de otra ola de calor.

Desalojados

En cuanto a la situación de las 300 personas que tuvieron que ser desalojadas el pasado viernes por la tarde, Pérez señaló que este domingo no van a poder regresar a sus casas, una labor de coordinación que, dada la complejidad de medios y personas implicadas, se podría retomar a lo largo del lunes.

Buena parte de estos vecinos afectados han pasado estos días en casas de familias y amigos, mientras que alrededor de medio centenar lo han hecho en los albergues habilitados por los ayuntamientos de la zona.

La estabilización de este plan de incendio se estableció alrededor de las 16:30 horas, aunque las labores de extinción se han mantenido de manera permanente, hasta el punto de que, las aeronaves que han participado en las labores de extinción han llevado a cabo a lo largo de la jornada del domingo más de 300 descargas sobre las zonas afectadas, lo que se traduce en unos 500.000 litros de agua.

La superficie de este incendio está establecida en unos 17 kilómetros y una superficie de 1.600 hectáreas, y a falta de una valoración final de los técnicos, Pérez indicó que por parte de los responsables del Cabildo palmero, «se ha estimado que la zona quemada puede abarcar unas 800 hectáreas». Las llamas han afectado a pinar canario, monte bajo, pastizal y zonas de viñedo.

Durante la noche del domingo, unas 100 personas mantendrán el dispositivo de vigilancia y enfriamiento de la zona del incendio, mientras que a primera hora del lunes podrán empezar a trabajar sobre el lugar todos los efectivos aéreos. A pesar del repliegue de algunas unidades legadas de otras islas, o de la UME, el dispositivo actual, que es de unas 400 personas, se mantendrá activo con unos 200 profesionales, que seguirán con el objetivo de enfriar todo el espacio quemado, así como hacerse cargo de la vigilancia y la seguridad.

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario