FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Se está resistiendo el sector de la comunicación | Salvador García Llanos

Prensa escrita

La última entrega de la Encuesta de Población Activa (EPA), facilitada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), pone de relieve, entre otras conclusiones, que el sector de la comunicación se está resintiendo. Hasta once mil cuatrocientos profesionales, periodistas o comunicadores, perdieron su empleo entre los meses de abril y junio pasados.

Ya el primer trimestre había dejado registros inquietantes. Hubo hasta veinticuatro mil seiscientos parados. Tres meses después, con el estado de alarma mediante, la cifra se elevó a treinta y seis mil desempleados.

O sea, que ni los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) han servido de mucho. Muchos empleos condicionados terminaron en despidos. Muchas empresas han hecho un gran esfuerzo, algunas incluso han introducido el teletrabajo, pero no ha podido ser. Era difícil resistir y en las circunstancias que concurrían, se hacía más complicado. Tal como evolucionan las cosas, el futuro se ve complicado.

Ahora, según escribe Daniel Pueblas, en pronoticias.com, habrá que aguardar a los datos del tercer trimestre para tener una radiografía más explícita de los efectos de la crisis en el sector de la comunicación. Los expertos consideran que todos los indicadores hacen prever una recuperación lenta de la productividad económica, por lo que el mercado laboral seguirá presentando altibajos. La ola de despidos proseguirá. Las empresas medianas y pequeñas tendrán que seguir reajustando sus ya mermadas plantillas.

Si tenemos en cuenta los datos del año pasado, segundo trimestre de 2019, se aprecian mejor las cifras de la última EPA. Entonces, había veintiocho mil setecientos periodistas en paro. Los números más recientes indican que el sector lo tiene cada vez más difícil para mantener el empleo.

En términos generalistas, el director del Adecco Group Institute, Javier Blasco, ha indicado que en el tercer trimestre de 2020, “puede esperarse que la tasa de paro suba aún un par de décimas, hasta el 15,5 %, aunque también se reduce apreciablemente el número de afectados por ERTE, que descienden desde los 3,4 millones contabilizados a finales de abril a 3,0 millones de en mayo y 1,8 millones al cierre de junio”.

Malos tiempos, entonces, para el periodismo y la comunicación. Preocupa, desde luego, la suerte de quienes ejercen la profesión y de quienes están cursando estudios para tratar de encontrar trabajo cuando los concluyan. Palpar que los soportes son cada vez más débiles es un hecho que duele y preocupa, sobre todo porque, lejos de mitigar los derivados, la pandemia se intensifica. Y del exterior tampoco parece que soplen vientos favorables.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario