FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | El mecenazgo de los Yeoward | Salvador García Llanos

Foto publicada en Puertodelacruz.com
La noticia de su fallecimiento, que trascendió a media tarde de ayer, entristeció a cuantos le conocieron, especialmente a toda la familia futbolística de la U.D. Longuera-Toscal. Y es que , que llegó a la isla en 1947 en luna de miel, dejó huella: una respetable y fructífera actividad empresarial así como una generosa actitud de compromiso con la sociedad en la que se desenvolvía.
Nieto de uno de los impulsores del turismo en el Puerto de la Cruz, a finales del siglo XIX,su familia estableció la primera línea de cruceros Liverpool-Lisboa-Madeira. La firma Yeoward, por otro lado, se convirtió en la mayor exportadora de plátanos al Reino Unido.
La figura de Anthony Yeoward imponía. Alto, siempre bien vestido, con aspecto de ‘gentleman’, cortés, sobrio y atento. Le conocimos gracias al portuense Felipe Fumero, que fue un fiel colaborador suyo y de la empresa. Nos relacionó el tratamiento de algunos asuntos vinculados a la administración municipal. La seriedad británica, el gusto por la conversación de temas de historia, de los avatares de la familia en la isla.
Anthony Yeoward se ocupó de promover la urbanización El Botánico y luego de la actividad inmobiliaria. Estuvo muy presente, pues, en ese Puerto de la Cruz que surgía para consolidar un destino turístico diferenciado, muy atrayente para personas de alto poder adquisitivo. Siempre se quejó del trato de incomprensión de los gobiernos socialistas de los ochenta, cuando se produjo la expropiación de Rumasa y la falta de entendimiento para llevar a cabo la instalación de placas de energía fotovoltaica en el marco de un programa experimental de energías alternativas que coordinaba el Cabildo Insular de Tenerife.
En los años setenta del pasado siglo, cuando ya declinaba el transporte de frutos y mercancías por vía marítima, accedieron a que el Ayuntamiento pudiera hacer uso del viejo empaquetado de El Penitente que albergó a los damnificados del incendio de la ciudadela de San Francisco, junto al tempo del mismo nombre. Curiosamente, ese antiguo empaquetado/almacén terminó convirtiéndose en 1973 en casas consistoriales siendo alcalde Felipe Machado González de Chaves, tras la negociación emprendida años antes y en la que tuvo un papel muy activo Manuel Floríán de Tomás Ibáñez, secretario general del Ayuntamiento. Los Yeoward también tuvieron que ver con el colegio hispano-británico que lleva su apellido, en el parque Taoro, al lado de la centenaria English Library.

Anthony Yeoward da nombre al campo de fútbol del sector Longuera-Toscal, en el que juegan los equipos del sector, justo en el límite territorial con el Puerto de la Cruz. Una entidad futbolística que adquirió gran prestigio en un muy poco tiempo y cuya labor de formación, en todas las categorías de base, ha sido muy apreciada y reconocida incluso en los estamentos deportivos peninsulares. Para su consolidación y la disponibilidad de unas instalaciones dignas, fue primordial la relación negociadora que mantuvieron con Anthony Yeoward Alfonso Fernández Molina y Santiago Palmero García. Un trabajo encomiable.Yeoward fue para esta empresa social y deportiva un auténtico mecenas.

Quizá, por todo lo expuesto, se podría decir que el Puerto de la Cruz está en deuda con los Yeoward.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario