FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Timbres de alarma | Salvador García Llanos

Estaban sonando los timbres de alarma desde el sábado por la tarde que, para no variar, alimentaron la alarma y la confusión en el sector turístico, al que da la impresión que le está gustando un drama, colocarse en un límite y no saber por donde tirar. El Gobierno de Francia prohibía expresamente a sus ciudadanos pasar a Catalunya y el del Reino Unido recomendaba no viajar a España, si bien luego excepcionaba a los archipiélagos balear y canario, dejando claro que quienes lo hicieran habrían de someterse luego a la cuarentena correspondiente.
En las primeras horas de la mañana de hoy, el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, transmitía cierta tranquilidad con un mensaje en redes sociales: “Gran Bretaña ha excepcionado a Canarias y también a Baleares de la recomendación a sus ciudadanos de no viajar a España por el desarrollo de la COVID-19. Trabajamos con ministerios y gobierno británico para crear un corredor aéreo seguro con el Reino Unido”.
El presidente Torres, en efecto, ha solicitado a las ministras de Asuntos Exteriores y Turismo, Arantxa González Laya y Reyes Maroto, respectivamente, la creación de corredores aéreos seguros y directos entre Canarias y el Reino Unido.
El sitio digital cadenaser.com, también desde primera hora del domingo, informaba de que Canarias es una de las zonas de Europa con menor incidencia en la COVID-19, con 5,8 casos por cien mil habitantes, lo que lo convierte en uno de los destinos más seguros para pasar las vacaciones este verano.
Esta acción ha sido también coordinada con la presidenta de Baleares, Francina Armengol. A todas estas gestiones se suma que Ángel Víctor Torres mantiene abierta la comunicación con representantes del Reino Unido, una vez este país ha decretado una cuarentena para todos los viajeros que vuelvan de España.
Sin embargo, en la misma decisión, el Gobierno británico aclara que Canarias y Baleares quedan excluidas de la recomendación a sus ciudadanos de no viajar a España, es decir, que pueden seguir haciéndolo como tenían previsto. Se trata ahora de que, a la vuelta, estos ciudadanos no tengan que someterse a una cuarentena al llegar a su país, tras disfrutar de sus vacaciones en Canarias.
Simultáneamente, la consejera de Turismo, Industria y Comercio del Gobierno de Canarias, Yaiza Castilla, también ha mantenido una primera conversación con el embajador del Reino Unido en España, Hugh Elliot, para solicitarle más detalles sobre esta decisión y transmitir la necesidad de mantener una vía de ida y vuelta directa y segura.
En esta información de la SER, Castilla considera que, de aplicarse finalmente, esta medida sería perjudicial para Canarias por las repercusiones que para el sector turístico tiene en un momento en el que se estaba empezando a recuperar cierta conectividad con el Reino Unido, principal país emisor hacia las islas, al abrigo de los buenos datos epidemiólogos y la imagen de seguridad que se ha estado trasladando.
Como ya indicamos, durante toda la tarde-noche de ayer, distintos gabinetes del Gobierno de Canarias mantienen comunicaciones permanente abiertas con la Administración del Estado, la Embajada del Reino Unido y con el secretario de Estado de la Unión Europea para hacer valer la situación excepcional del archipiélago, donde la entrada por barco y avión está muy controlada, con baja prevalencia de la COVID-19.
Pareciera que los timbres de alarma han atenuado su sonido.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario