FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Productividad turística | Salvador García Llanos

El presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, vuelve a hacer gala de prudencia con respecto a la recuperación de la productividad turística cuando, en una comparecencia parlamentaria, valora las incertidumbres que afectan a la conectividad derivadas principalmente de la inestabilidad en las compañías aéreas.
Hace bien Torres para que el propio sector comprenda que esto no iba a ser fácil, que no se cerraba el paréntesis para volver a empezar. Han pasado cosas, están pasando y una industria afectada por la pandemia, aún no despejada, sigue teniendo horizontes sombríos. Es cierto que la temporada estival se mueve con mercado local y nacional, en algunos casos con signos muy crecientes, pero queda mucho por hacer y es necesario seguir concentrando y derrochando esfuerzos hasta la plena normalización.
Los datos manejados por Torres apuntan a que la mitad de los hoteles isleños, un 49 %, abran durante el próximo mes de agosto y que en diciembre del presente año se complete hasta el 60 % de las llegadas en ese mismo mes del año anterior. Pero las perspectivas de recuperación del turismo internacional siguen siendo inciertas, pese al dato de las cuatrocientas cincuenta mil plazas de las aerolíneas, un 30 % aproximadamente de las que hubo el año anterior. El presidente vaticina una mayor recuperación desde diciembre porque se prevé que los europeos descarten ahora otros destinos a mayores distancias.
Pero hay que confiar, sobre todo, en que no se produzcan rebrotes. Porque, no demos muchas vueltas, con la apertura de los vuelos internacionales aumenta también la posibilidad de registrar casos importados. El presidente Torres admite que siempre está presente la posibilidad de «un brote, de un rebrote o de un aumento de la contagiosidad» en los países de los que proceden los visitantes. Por lo que «debemos estar preparados para una actuación inmediata en esos casos” de modo que no afecten al turismo, consideró.
Es evidente que a los poderes públicos y a las instituciones les preocupa generar certidumbre y garantías para los turistas que estén pensando en venir a nuestro destino, de ahí que remarcar la necesidad de prevenir y controlar, a la espera de la vacuna, sea fundamental. Los rebrotes generan intranquilidad, por lo que es muy importante que haya una «intervención temprana» frente a ellos que permita dar solución.
Total, que estos meses de verano, si se mantiene la tónica de reanimación del pulso del mercado local y nacional, deben servir para recobrar la normalidad en el concepto general de la prestación de servicios. Se trata de ir poniendo a punto todo el sistema, con el fin de prepararse ante la temporada alta de invierno. “Que no será como la del año pasado”, advierte el presidente canario que confía, en cualquier caso, en una eficaz respuesta gradual del sector receptivo, en tanto que desde las instituciones y administraciones públicas se siga trabajando en el ámbito promocional y la estabilización en la prestación de los servicios. Que los turistas que vengan en las presentes circunstancias comprueben y verifiquen un alto grado de funcionamiento y mantenimiento resulta primordial.
Eso también forma parte del cumplimiento del Plan de Reactivación Social y Económica de Canarias, cuyo alcance político hay que ponderar.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario