FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Hoteles y aviones | Salvador García Llanos

Nace con vocación de turoperador la compañía aérea que pone en marcha la Asociación Hotelera y Extrahotelera de Tenerife, La Palmas, La Gomera y El Hierro (Ashotel). Una sociedad limitada, con capital de varios empresarios hoteleros de las islas, tras la aprobación de la asamblea de la organización, está ya constituida para ir materializando un proyecto del que siempre se habló pero en el que poco se avanzó.
Ahora se dan los primeros pasos, en unos momentos aún de incertidumbre para remontar la pandemia. Suponemos que hay criterios para haber valorado la oportunidad e impulsado la decisión mientras aún se debate la reanudación de la actividad en el ámbito alojativo, se negocia la extensión de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y se plantea desde el lado empresarial una renuncia al apartado de haberes consignado en el convenio colectivo del sector.
Insistimos: habrá razones para poner en marcha la aerolínea, justo cuando también el sector del transporte aéreo trata de superar los efectos de la pandemia y las grandes compañías claman por ayudas estatales para seguir operando y subsistir. Pero habrán de ser convincentes. Máxime cuando entre las informaciones que circulan tras la constitución de la sociedad limitada de la patronal hotelera figura la relativa a que, en principio, la compañía solo dispondrá de un aparato que, a la espera de más detalles, cubriría la ruta con la península. La iniciativa cuenta con el asesoramiento aeronáutico de la empresa ‘One Airways’, radicada en la capital tinerfeña desde 2009 y de capital cien por cien canario, en tanto que también confían los empresarios en encontrar apoyo de varias administraciones públicas canarias, o sea, las mismas que ahora están reorientando presupuestos para fijar objetivos prioritarios en el gasto social.
Bueno, son respetables las iniciativas de negocio promovidas con capital privado –en este caso, queda abierto a otras participaciones- y se trata ahora de comprobar si los fundamentos para hacerla viable son sólidos. Las dudas de la oportunidad son lógicas a tenor de las circunstancias que concurren. Ashotel se embarca en un proyecto que requiere no solo un buen asesoramiento técnico sino que exigirá dedicación, presteza y también perseverancia.
La patronal tiene la palabra.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario