FIRMAS Marisol Ayala

OPINIÓN | Un padre despreciable | Marisol Ayala

Su historial como padre no ha podido ser peor pero él creía que sus tres hijos eran felices con los regalos disparatados que les hacía. Estaba equivocado. Modificaré datos para evitar que lo identifiquen. Los hijos se avergonzaban de papá a quien le gustaba contar batallas, las mujeres, todas menos la suya, y las copas. Ahí se volvía loco. No respetaba a nada ni a nadie. Poco a poco el alcohol fue hundiendo su vida y sin hacer ruido todo se hizo trizas. Vida y propiedades. Mutó en otro hombre.

Sin dinero mostró lo peor de un fracasado. Por ejemplo, ir en guagua era vejatorio, así era papaíto de tonto. Eran tantas las deudas que tenía con la administración que perdió coches, motos y una casa. Embargado hasta las cejas. A estas alturas llegó la separación de la peor manera posible. Llegaron las vacas flacas y olvidó a sus hijos y sus obligaciones paternas.

Por entonces conoció a una mujer a la que colmó de regalos. Ella tenía independencia económica, pero la impresionaba con regalos que solo hace un loco. Por ejemplo, un día viajó a Granada y en menos que canta un gallo compró tres caballos, uno para cada hijo y otro para ella. Les aviso que no tenía finca para guardarlos de manera que su compañera nunca supo que fue de los equinos, ni le importaba. En plena caída libre aderezada con trifulcas llegaron a los tribunales; los hijos reclamaban sus propiedades. Lo que no sabían es que papá en un ejercicio de maldad escrituró propiedades a nombre de la novia de turno.

Cuando la mujer supo que lo que hizo podría tener graves consecuencias económicas para ella volvió al notario y dijo; “Quiero renunciar a estas propiedades, No me pertenecen. Me han utilizado para dañar a unos niños”.

Ese día durmió como un tronco.

Fuente: Blog de Marisol Ayala

 

1 Comentario

Clic aquí para publicar un comentario

  • Buen artículo. Por su ímpetu emocional, me hace pensar que existe una implicación bastante cercana. Solo un buen duende de entrelíneas, sabría descifrar este código subliminal. Admiro tu trabajo como periodista. Solo deseo en lo más hondo de mi ser, que algún día, la genética literaria que entrelaza nuestras vidas, florezca de una hermosa manera. No fueron formas ni lugar. Pero ahora estoy muy cerca y a la altura de debatir con usted de una manera de lo más entrañables, esos aspectos del pasado, en los cuales tenemos vínculo comunes y opiniones opuestas. Un cordial y caluroso abrazo de alguien que te sigue muy detenidamente. Solo con la intención de aprender y analizar los fuertes rasgos que explican algo que nos une. Muchas gracias.