FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Trump versus Twitter | Salvador García Llanos

Durante la semana pasada se produjeron dos hechos que realimentan el debate sobre la libertad de expresión y las redes sociales. Por un lado, el presidente de los Estados Unidos escribió un tuit (calificado como engañoso e infundamentado en Twitter) en el que expresaba su parecer sobre las papeletas por correo para la próxima convocatoria electoral, con la presidencia en juego, y cómo ejercerán su derecho al sufragio los ciudadanos de California: “No son [las papeletas] confiables para votar”. Y por otro, YouTube reconoció que eliminó “accidentalmente” comentarios que iban en contra del Partido Comunista chino. La plataforma de videos perteneciente a Google admitió que ello había sucedido por error y que estaban trabajando para subsanar.
Sin tener que profundizar en el papel y el impacto de las redes sociales en la sociedad de nuestro tiempo, los cambios y el estado de ánimo percibidos durante la pandemia invitan a reflexionar sobre todo por la preocupación sobrevenida en los usuarios que ya no saben, a ciencia cierta, con qué quedarse. Hay quien se pregunta si está bajo amenaza la libertad de expresión en redes sociales que ya no son, desde luego, el espacio ideal para difundir y promover el debate e intercambio de ideas, basándose en en la libertad de expresión. Ahora, en mucho casos, es el campo abonado para el irrespeto, las descalificaciones y ofensas personales.
“NO HAY FORMA (¡CERO!) de que las papeletas por correo sean nada menos que sustancialmente fraudulentas. Los buzones serán robados, las papeletas serán falsificadas e incluso impresas ilegalmente y firmadas de manera fraudulenta”, decía el tuit de Trump. Hay que consignar que el gobernador de California, Gavin Newson, había presentado días antes un programa para votar por correo y el Comité Nacional Republicano ya había presentado una demanda sobre el particular.
La plataforma social Twitter, basándose en políticas editoriales de la CNN The Washington Post, claramente contrarias al presidente y candidato a la reelección, insertó en el tuit de Trump una advertencia: “Obtén los hechos sobre el voto por correo”. Esto desataba la confrontación, o lo que es igual, esta red se decantaba, como ha ocurrido con otros medios en los comicios norteamericanos, por el Partido Demócrata. La respuesta de Trump a la red social no se hizo esperar: «Están reprimiendo totalmente la libertad de expresión». Además, agregó, «como presidente, no permitiré que suceda» después de acusar a Twitter de interferir en las elecciones del próximo 3 de noviembre.
El tono de la discrepancia subió por un par de tuits más del mandatario estadounidense: “Los republicanos sienten que las plataformas de redes sociales silencian totalmente las voces conservadoras. Los regularemos enérgicamente o los cerraremos antes de que podamos permitir que esto suceda”. Esta «guerra» abierta entre Twitter y Trump solo perjudica a la libertad. Ambas actitudes son igual de lastimosas, y, probablemente, ninguna de las partes replegará, decían en medios que analizan la realidad estadounidense.
La tensión está servida, como se puso de manifiesto con el reconocimiento de YouTube. Independientemente de los intereses –no solo comerciales- que laten, ¿cuántos comentarios en contra del Partido Comunista chino habrán sido censurados por la eliminación accidental, justificada por la red? Porque, al fin y al cabo, sea por error o no, es una restricción a la libertad de expresión. Un ejercicio de coerción por los filtros de la red social.
El caso es que las plataformas sociales se afanan en disminuir la circulación de los bulos y noticias falsas (fake news). Recordamos haber leído informaciones sobre alimentos y fármacos para combatir los contagios, teorías conspirativas y curas con resultados milagrosos. Pero el problema estriba en las fuentes que se manejen: si se trabaja estrechamente con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y se limita al consumidor de información a compartir o seguir la generada por esta organización, se estaría avalando una especie de monopolio informativo. Eso no es bueno, claro. Porque hay que perseverar en la lucha contra la desinformación y la difusión de bulos o paparruchas. Pero si se emplea para retornar a los monopolios informativos, a campañas sistemáticas de desprestigio político y para aumentar las cuotas de poder de los grandes medios, la libertad de expresión y el pluralismo no saldrán beneficiados.
Las consecuencias son las que ya se aprecian en episodios como los que comentamos. Estos conflictos directos derivan en contenciosos que hacen daño a todos. Las redes, desde luego, merman su credibilidad. Y los usuarios, cada vez más confusos y desconcertados.
Día 78 de la alarma
Por primera vez en muchos domingos, retomamos la ruta de la misa a las ocho en la Peña de Francia. Más o menos, la asistencia habitual que era habitual antes de la pandemia. Hay unas señales en el piso del templo para guiar la circulación interior. El sacerdote anuncia que a partir del próximo domingo, el oficio será a las ocho y media. El óbolo se deposita al final, en la puerta lateral que da a Quintana. Múltiples saludos de reencuentro y despedida.
Redacción, algo tardía, de la entrada en el blog. Algún seguidor se extraña y lo expresa en lacónico mensaje. Escribimos de una suerte de rebelión fiscal en el municipio en mayo de 1821. Entre los promotores, un miembro de la corporación. Debieron hacer un padrón de mínimos para recaudar. La Contribución tenía sus detractores pero no era fácil eludirla.
Al mediodía, devolución al doctor dermatólogo Juan Rodríguez de su libro El cura y los mandarines. Historia no oficial del bosque de los letrados. Cultura y política en España, una extensa obra, original del periodista y escritor asturiano Gregorio Morán, cuya edición generó una enorme controversia por un capítulo dedicado a la Real Academia Española de la Lengua. Finalmente, fue publicada por la Editorial Akai. Morán, muy crítico con el proceso independentista catalán, ha sido calificado como un autor “con independencia intelectual y gusto por la polémica”.
Comparece Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, para anunciar la petición de la sexta y definitiva prórroga del estado de alarma. La negociación con vascos y catalanes ha prosperado. Sobre el papel, pues, no habrá problemas, lo cual no exime de un debate acalorado. El presidente, en cualquier caso, se mantuvo fiel a su principio de no querer polemizar, hecho que le ha valido muchos enteros.
Cambios en el sentido de la circulación de algunas calles portuenses a partir de las siete de la mañana del lunes, motivados por las obras de canalización de aguas pluviales en el sector Santo Domingo/La Marina. La policía local hace llegar las indicaciones pertinentes. Concretamente está previsto cortar el tráfico hacia la Plaza del Charco, desde el cruce de las calles Zamora e Iriarte, estableciendo la circulación en doble sentido, por las calles Zamora y Santo Domingo, hasta la Plaza de Europa. El resto de indicaciones:
Zonas donde no se podrá aparcar
Como consecuencia se prohíbe el estacionamiento el día 1 de junio de 7 a 11 horas en la calle Pérez Zamora (entre las calles San Felipe y José de Arroyo) y en la calle José de Arroyo (entre Pérez Zamora y Nieves Ravelo).
También se prohíbe el estacionamiento, desde las 7 de la mañana del lunes 1 de junio y hasta la finalización de los trabajos, en la calle Santo Domingo (entre Zamora y Plaza de Europa) y en la Plaza del Charco (zonas de parada de BUS, de transición, así como de estacionamiento de motocicletas).

Calles donde el sentido del tráfico cambiará

De igual forma mientras duren las obras se invertirá el sentido del tráfico de:
  • Pérez Zamora (entre San Felipe y José de Arroyo).
  • José de Arroyo (entre Nieves Ravelo y Pérez Zamora).
  • San Felipe (entre la Plaza del Charco y la calle Pérez Zamora) que se establecerá en doble sentido de circulación, regulando la preferencia de paso, a través de un semáforo temporal.
          1. Restricción a la Plaza del Charco de vehículos
También se prohíbe el acceso a la Plaza del Charco a todos los usuarios de vehículos, excepto:
  • A los taxis, que podrán acceder hasta la parada señalizada al efecto.
  • A vehículos de proveedores (para carga y descarga) hasta la calle Perdomo de 7 a 14 horas.
  • A vecinos que tengan garaje en la zona.
Igualmente, se habilita una zona de carga y descarga para vehículos cuya MMA sea inferior a 3.5 kg, en la zona del Penitente (de 7 a 14 horas).
Con esos cambios en el tráfico rodado se iniciará el mes. Veamos.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario