FIRMAS

OPINIÓN | La mano que mece la cuna | Pablo Zurita

Foto: Facebook.
Protestar. No entiendo bien la manifestación de ayer con pitas y banderas en plan celebración de un campeonato de fútbol del que La Roja hubiera salido victoriosa. Una protesta en coche, de acuerdo, tabarra de primer orden, muy lucida y persistente -dieron varias vueltas al mismo circuito urbano-, organizada así por no desatender las obligaciones de distanciamiento social, digo yo, no pienses mal. En cualquier caso, un grupo de ciudadanos que ejerce el derecho constitucional al pataleo, perfecto. Como resido en el centro de la ciudad, nada que objetar distinto a mi opinión habitual respecto a cualquier otra expresión del desencanto popular: a ver si un día se llevan la protesta a la Avenida de los Príncipes, en la que seguro que vive mucha más gente a la que fastidiarle el día, y vamos alternando.

Dudas. De toda esta movida de himnos y banderas no sé qué me preocupa más, el hecho de que se apropien de los símbolos de la selección española para sus soflamas, las soflamas incendiarias en sí mismas o los vilipendios de sus detractores, insultos incluidos, nada coherentes con el respeto a las reglas del juego que intentan defender.

Cautela. Ya puestos a aguantar el peñazo un par de horas de un apacible sábado por la mañana, es una pena que los organizadores no hubieran puesto algo más de empeño en explicar exactamente qué es lo que reclaman. ¿Que el presidente Sánchez dimita cual chivo expiatorio? Un clásico, pero todavía no toca, restan aun varios años de legislatura. ¿Que se acabe ya el estado de alarma? Pues sí, a ver si termina de una pajolera vez, a ver si despertamos de esta pesadilla. A esa manifa me hubiera apuntado yo de buen grado, no con la bandera de España, que no sé dónde la metí después de la última Eurocopa, sino con la del CD Tenerife, que la tengo a mano. Aunque claro, ese despertar dependerá de cómo vaya la cosa porque ayer fallecieron 48 personas, que nos parecen pocas, pero sigue siendo una barbaridad. La amenaza del contagio se mantiene presente. De la misma manera que ahora denuncian que el confinamiento llegó tarde, que había que haberse puesto a fabricar mascarillas mucho antes y que ya está bien de estar metidos en casa, igualito, porfiarán después que el Gobierno fue un irresponsable si surgiera un repunte en estos próximos días, repunte además del que no estamos exentos.

Las reglas. Cuanto más jaleo, menos atención. Confieso que no veo tanto problema en que un grupo de ciudadanos chille lo que quiera. No estamos en la Alemania de los años 30 ni esa gente persigue instaurar en España un régimen represivo ni asesino. Muchas de sus ideas tienen un fondo retrógrado de autoritarismo que ni comparto ni me gusta pero, en cualquier caso, acepto el funcionamiento del sistema democrático. Aplicar la dictadura de la mayoría sería igual de malo que caer en brazos de la dictadura de la minoría. Atentos debemos estar todos -ellos también- porque ninguno sabemos qué mano mece la cuna ni de dónde viene la pasta ni qué fines persigue a largo plazo.

Prescripción. En las cuestiones mundanas los hilos de la marioneta se dejan entrever según y cómo les dé la luz. Ese plan general que satisface los intereses de determinado propietario y fastidia las pretendidas esperanzas de otro que se negó a vender antes de la exposición pública, ese sistema de gestión de residuos que no termina de autorizarse porque alguien ve peligrar su propia actividad o una ley que se propone modificar para permitir hacer negocios a determinado simpatizante. Para todo: transparencia.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario