FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Abril, creo pernoctaciones | Salvador García Llanos

Puerto de la Cruz de noche...
Las pernoctaciones en los hoteles españoles cayeron en abril un 100 %. Así lo refleja el Instituto Nacional de Estadística (INE) como dato que pone de relieve la incidencia de la pandemia en el sector turístico. Es la prueba del cero turístico. Actividad nula. Y es que desde el 19 de marzo entró en vigor una orden que desarrollaba lo establecido en el primer decreto de alarma. Determinaba la suspensión de la apertura al público de todos los hoteles y alojamientos turísticos en todo el territorio nacional. Desde esa fecha fueron cerrando progresivamente hasta quedar completamente suspendida su actividad una semana después.
El informe del INE sobre Coyuntura Turística Hotelera sobre pernoctaciones refleja una bajada histórica. Los últimos datos del mes de marzo, en efecto, ponen sobre la mesa un descenso del 61,1 % respecto al mismo mes del año pasado, con 8,3 millones de pernoctaciones. Aunque algunos hoteles estuvieron abiertos en abril para alojar a trabajadores de servicios esenciales, como los sanitarios, la normativa europea considera que no realizaban actividades turísticas, por lo que sus flujos no se contabilizan en la estadísticas.
Frente al cierre sufrido este año por la pandemia del coronavirus y el estado de alarma, en abril de 2019 había abiertos quince mil doscientos hoteles en España, que ofertaron 1,5 millones de plazas y que empleaban a doscientos diez mil trabajadores. Estos establecimientos registraron más de 9,1 millones de viajeros, que efectuaron casi 27 millones de pernoctaciones. Las estadísticas del INE confirman que la aportación del turismo al PIB es del 12 %.
Este cero turístico, esta cifra inédita en un sector productivo de indudable importancia, revela por sí sola la necesidad de remontar. Es insostenible, de ahí que el presidente del Gobierno haya anunciado la reapertura de la actividad turística, en condiciones de seguridad tanto en orígenes como en destinos, el próximo mes de julio, aunque ello pueda depender también de pactos entre países.
El sector parece impuesto de esa pretensión de máxima seguridad. Ahí tenemos la reciente posición fijada por la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), que se une al grupo creado para impulsar una reapertura segura. Con esta iniciativa se intenta generar sinergias y alianzas que permitan la óptima apertura de un sector con más 300.000 establecimientos que emplean a 1,7 millones de personas. Para ello, se han creado cuatro grupos de trabajo: Formación y Talento, Demanda Segura y Reactivación, Financiación y Alianzas Estratégicas. En efecto, según fuentes de la CEHAT, el grupo de expertos hará llegar al sector de la hostelería, desde planes de formación sanitarios relativos a la COVID-19, hasta la reformulación de créditos, apoyos para alianzas con entidades financieras y sociedades de garantía recíprocas, con el fin de salvar la liquidez y fortalecer financieramente los negocios.
Se trata ahora de anular el cero, de superarlo, de arrinconarlo en el peor lugar de la historia del turismo.
Día 70 de la alarma
Hay dos hombres durmiendo –o eso parece- en bancos próximos a la pila de la plaza. Es sábado, primera visión de la mañana. Las churrerías están más animadas. Se reanuda la costumbre de acudir temprano y llevar el producto a casa. Un vistazo a las cifras de la pandemia que ofrece la consejería de Sanidad sobre los municipios del norte tinerfeño: en los dos últimos días hay seis nuevos contagios y se han registrado veintinueve altas, cinco de ellas en en el Puerto de la Cruz. No hay fallecidos.
Canarias, la comunidad, se prepara para acceder a la fase 2 de la desescalada. Se amplían la actividades permitidas, siempre manteniendo las franjas horarias establecidas para dar paseos en los municipios de más de cinco mil habitantes. “Ahora la responsabilidad es mayor”, dice el consejero del ejecutivo autónomo, Julio Pérez. “Es el momento en el que el resto de la sociedad debe trabajar y cumplir las normas establecidas para poder evitar la contagios y no tengamos que dar ningún paso atrás”, añade.
Es inevitable pensar en la probable masificación cuando se permita acceder a las zonas de baño. En algunas conversaciones domésticas, de esas en las que se alude a la cantidad de epidemiólogos que han ido surgiendo, de personas que, en apariencia, todo lo saben o de todo entienden -la figura del ‘todólogo’ ha reaparecido sin límites en la infinidad de tertulias-, es inevitable pensar en la invasión de playas y piscinas. “Ahora todos querrán nadar”, dice alguien. Y todos a la misma hora, o casi, decimos nosotros. Un hecho sí es cierto: se ve a muchas personas con mascarilla en sus paseos o en las colas ante la farmacia y en los supermercados.
A media mañana, la triste noticia del fallecimiento de un amigo, Eugenio González González, quien, como tantos otros portuenses, tenía su apodo, ‘el Rolón’, todo un linaje, toda una saga crecida en torno al inolvidable cafetín de la plaza del Charco, al lado del desaparecido Cinema Olympia. Eugenio fue el personaje admirado de la infancia por varios hechos: era un atleta que lucía abdominales y gran capacidad de soportar cargas en sus espaldas. Era un carnavalero que popularizó un disfraz: caminaba con la cabecera de una cama a sus espaldas, leyendo un periódico con aspecto de venerable anciano. Los extranjeros se desternillaban a su paso. Hubo quien se encontró fotos suyas en un viaje de luna de miel en un país europeo. Nos parece recordar que ofició como personal de seguridad (guardaespaldas, se decía) cuando Felipe González, en los albores de la democracia, anduvo por El Peñón. Años después trabajó como masajista profesional. Dotado de sentido del humor, fue un hombre desprendido y generoso. Descanse en paz.
La caída de ingresos durante la pandemia deja a la Comunidad Autónoma en situación cada vez más preocupante, de ahí que el presidente, Ángel Víctor Torres, haya solicitado a Pedro Sánchez que convoque una reunión de la comisión bilateral de cooperación Estado-Canarias “para resolver asuntos apremiantes, como es la merma de recursos del bloque canario de financiación para las administraciones autonómicas”. Torres reivindica el REF para corregir las desventajas de su condición ultraperiférica. Como consecuencia de esa singularidad, Canarias depende de los ingresos que generan sus propios impuestos en un 19% de su presupuesto, mientras que en otras comunidades autónomas los tributos propios solo aportan el 7%, de media, recuerda el presidente.
Un buen ejemplo de los apremios a los que alude el presidente Torres estriba en la memoria anual de 2019 que ha entregado el Diputado del Común, Rafael Yanes, al presidente del Parlamento de Canarias, Gustavo Matos. Expuso a modo de síntesis que “aunque suben un 8% las personas atendidas en las islas y un 7% el gasto, Canarias aún presenta una inversión de 64,5 euros por habitante frente a los 149 euros de media nacional”. Y luego ejemplifica el caso de una mujer de 42 años que fue reconocida como gran dependiente en 2011 y en noviembre de 2019 se le da la propuesta de Programa Individual de Atención (PIA) que aún no ha sido aprobado. «La ley da un plazo máximo de seis meses y han pasado nueve años», ha agregado. Con razón, el propio Yanes reconoce que se trata de un “caso inadmisible”.
Viene calor, señalan las predicciones meteorológicas. Calima, viento y temperaturas que, algunos puntos de medianías, pueden alcanzar los treinta y cuatro grados. Cuestión, pues, de andarse con cautelas. No estamos para más descuidos y para más tragedias.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario