FIRMAS

OPINIÓN | Los países no bajan la Santa María, no cierran y se van… hay que seguir luchando | Eduardo Guerra B.

Todos los venezolanos en sus momentos de reflexión se preguntarán a diario, ¿Hasta cuándo durará esto? ¿Puede la dictadura aguantar toda la presión que tiene encima, y quedarse eternamente? y así múltiples preguntas que se agolpan producto de esta monstruosa crisis.

Recuerdo que días antes de que Chávez llegará al poder, la gente en la calle decía “Con estos adecos y copeyanos ya no se puede estar peor… hay  que probar con un militar que ponga orden …”   y resultó que veintiún años después estamos hundidos en la miseria, con el agravante que no saldrán por los votos, no se irán pacíficamente.

Ahora resulta que la responsabilidad de que el Coronavirus se multiplique por todos lados, es culpa de los médicos y los sanitarios según Jorge Rodríguez; y que la escasez de gasolina es por las sanciones de EE.UU, a pesar de que han tenido que comprarla a cambio de oro, a un país como Irán…, que tiene años sancionado por los EE.UU y que produce gasolina para vender grandes cantidades. ¿Entonces, por estar sancionados no se puede producir el combustible?

Los habitantes de Venezuela tienen el reto de aguantar a Maduro, y recordar que siempre se puede estar peor, que lo que nos espera es “Sangre, Sudor y Lagrimas” como dijo Winston Churchill.

La historia demuestra que las sanciones no siempre tumban gobiernos, sino miren a Cuba.  Los dictadores no son gente, ni humanos, son monstruos capaces de cualquier cosa por quedarse en el poder.

A todos los afectados nos toca tomar iniciativas, a los venezolanos que estamos fuera de  Venezuela y a los que están dentro, a los líderes de oposición, que tienen la obligación de ser coherentes, unirse en una sola estrategia y dejar las triquiñuelas electorales para después.

Creer que los EE.UU vendrán a salvarnos mientras nos quedamos con los brazos cruzados es una ingenuidad. Bastante esta apoyando Donald Trump y otros gobiernos del mundo. Sé que lo difícil es determinar el cómo sacar a la dictadura, pero la rana no salta hasta que siente el agua bien caliente.

O son ellos o somos nosotros. Ahora es que quedan batallas por delante.

Los países no bajan la Santa María, no cierran y se van… hay que seguir luchando.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario