Sin categorizar

OPINIÓN | Maduro, recuerda: “No hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista” | Eduardo Guerra B.

El deterioro creciente y continuo de la pobreza en Venezuela y el padecimiento de toda la población, es el alto precio que están pagando los venezolanos por haber creído (la mayoría ingenuamente) en Hugo Chávez y todos sus ladrones.

Sin duda, los hermanos Castro supieron escoger bien al sucesor de su pupilo Chávez, dieron con un títere, Nicolás Maduro, cuya principal virtud es obedecer ciegamente toda orden que venga de Cuba.

Pronosticar el cuándo y cómo será la salida de la narco-dictadura, son las preguntas más difíciles de contestar, pero todo indica que la caída del régimen es en picada e irreversible.

A diario se hacen propuestas distintas y variadas de estrategias que se podrían  utilizar para botar a Maduro del poder, unas más prácticas que otras.

¿Cómo? Combinando las iniciativas estratégicas de acción política más realistas, sumadas a la bajada de los pobres que viven en los grandes barrios de Caracas, y cuando estos lleguen a Miraflores, a por la cabeza de la mafia castro-chavista-madurista, será el final.

La presión constante de los EE.UU, la escasez de todo, la rebelión de los militares honestos (todavía quedan algunos), la colaboración de los países vecinos, la acción política de los dirigentes de la Oposición (si es que alguna vez se ponen de acuerdo en una estrategia unitaria), la solicitud del TIAR, la traición de los Colectivos cuando se vean con el agua al cuello, el Covid 19, el descalabro económico mundial, la caída   profunda de los precios del petróleo, la imposibilidad de la dictadura de proveer los servicios básicos y otros factores, harán que la gente, por el hambre, le pierda el miedo a la represión del dictador.

Ya veremos quien se salva de la furia de un pueblo enardecido.

¿Y cuándo? Eso es más difícil de acertar, una cosa son las ganas de que ocurra pronto, y otra es la realidad, pero de que estamos mas cerca que antes, eso si es verdad.

Lo propio, lo correcto es no perder la esperanza.

Maduro, recuerda: “No hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista”

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario