FIRMAS

OPINIÓN | Chávez y Maduro le vendieron el país al diablo… | Eduardo Guerra B.

Venezuela  se juega su suerte y destino en varios tableros de ajedrez a la vez, y no sólo juegan dos jugadores, es una guerra donde mucha gente tiene sus manos metidas, toda acción que se tome ahora, y se están tomando muchas, tienen y tendrán consecuencias a corto, mediano y largo plazo.

Maduro no esta solo, tiene todavía aliados, pero cada día que pasa se esta quedando más aislado. La pandemia ha debilitado a todos en esta guerra, y esa circunstancia  le da un respiro, así gana tiempo, pero también acelera la ruina del país.

¿Qué destruyeron todas las refinerías y no producen un litro de gasolina, y las sanciones lo alejan de los posibles proveedores?

Bueno, entonces Wilmer Ruperti, así como ayudó a Chávez cuando el paro petrolero del año 2002, ahora le da un respiro a Maduro, consiguiéndole 100.000 bbls de gasolina americana.

El cuento es que la empresa Maroil Trading de Ruperti, compró la gasolina en EE.UU, alquiló un gran tanque en Pointe á Pierre, en Trinidad-Tobago, al lado de la refinería de PDVSA que está parada; envió el buque Aidan (propiedad de un armador privado) a recogerla y se fue a por la península de Paria a Venezuela, sin problema alguno. Al parecer es la segunda vez que lo hacen. Pero, si esta información la puede dar una reconocida periodista como Maibort Petit, en su cuenta de Twitter, es de suponer que el Comando Sur lo sabe y en cualquier momento le darán una vuelta a la tuerca y la presión será mayor.

Mientras el jueves veintidós, las protestas en estado Sucre, en el pequeño pueblo de Cumanacóa fueron de pronostico, la gente salió a la calle, saqueó supermercados, abastos y carnicerías, sin importarles la presencia de la GNB. La falta de gasolina esta haciendo estragos. Sube la temperatura de las manifestaciones, y si eso pasó en un pueblo pequeño, que será en Caracas o en Maracaibo…

Por otro lado, en el medio del escándalo de lo que empezó a llamarse, la caída del cartel de Paraguaná, el miércoles pasado aterrizó en el aeropuerto del mismo nombre, el Airbus 340 de Mahan Air, procedente de Teherán, y todos se preguntan, ¿Y por qué en ese aeropuerto? ¿A quién fueron a buscar?, o ¿Cuantos kilos de drogas se llevó ese avión? ¿Venían por los comandos Quds Iraníes?  El rumor dice que traía gasolina, pero algo gordo venían a buscar. Dieciséis horas de vuelo directo no se pueden desperdiciar… Bueno, se puede especular muchas cosas, pero seguro es algo oscuro, alguna marramucia más que esconder…

Lo lamentable de todo esto es que Chávez y Maduro le vendieron el país al diablo, y los venezolanos lo están padeciendo.

Ojalá en esta oportunidad por fin ganemos esta guerra, y el país decente con la ayuda de las democracias del mundo, le den Jaque Mate al Castro-Chavismo -Madurismo.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario