ALIMENTACIÓN CORONAVIRUS | COVID-19 SOCIEDAD

ANIMALES | Los refugios, al borde del colapso en toda España

EBFNoticias | Tras la aprobación del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma, el Ministerio de Sanidad publicó la Instrucción de 19 de marzo de 2020, en la que se establecen los criterios interpretativos para la atención de animales domésticos en la gestión de la situación por la actual crisis sanitaria, autorizando su atención en fincas y centros de protección animal, así como el voluntariado y la alimentación de las colonias felinas.

Si bien en la actual situación de crisis provocada por la COVID-19 no se ha constatado un aumento significativo en el número de abandonos de animales en centros de acogida de España, que lidera las estadísticas al respecto en Europa, la situación en ellos se ve agravada por la entrada de animales de personas contagiadas o fallecidas por la enfermedad.

Y mientras siguen entrando animales, no están permitidas las adopciones o las acogidas en casas de voluntarios. Las medidas tomadas para evitar el desplazamiento y la acumulación de personas que puedan facilitar la propagación del coronavirus, inicialmente por un periodo de 15 días, se han extendido hasta el día de hoy y se desconoce cuándo finalizarán.

El bienestar de los animales en los centros, tanto de perros y gatos como de los llamados «exóticos», se está viendo gravemente comprometido debido al actual hacinamiento provocado por la entrada de animales y el bloqueo de las adopciones. Esto implica mayor gasto y menos recursos, el mínimo personal para su cuidado, falta de voluntarios que colaboren con los paseos, ayudando así a reducir el estrés de los animales y mejorar su socialización, todo ello pudiendo conllevar a graves problemas sanitarios.

Al no existir una autorización expresa para poder tramitar adopciones de animales a través de internet, queda bajo la interpretación de los agentes actuantes si ese desplazamiento entra dentro de los casos de fuerza mayor, sin embargo, la venta de animales de cualquier tipo sí está claramente permitida, tratándose de una grave discriminación. Aunque esta medida fuera tomada por el temor de posibles adopciones fraudulentas y con el buen fin de proteger a los animales, no se tuvo en cuenta que un mal destino también lo podrán tener los animales que se compran a través de internet, y que en las perreras de muchas comunidades autónomas los animales que hubieran podido salvarse mediante la adopción, acaban sacrificados transcurrido el plazo que marca la ley.

Los refugios y las protectoras de animales son los más interesados en que los animales tengan el mejor destino posible, y por eso entrevistan y filtran a las posibles familias adoptantes y redactan contratos con cláusulas que permitan revocar la adopción si se constata una actitud negligente o irresponsable hacia el animal.

Otros países en la misma situación que España han autorizado las adopciones. Entre ellos Inglaterra, que además garantiza la protección de animales y personas, con medidas como por ejemplo, que sea un transportista quien traslade el animal al domicilio, priorizar los adoptantes locales, instaurar protocolos de seguridad, no dar en adopción si uno o más miembros de la vivienda presentan síntomas o han dado positivo y solo realizar la adopción si el adoptante cumple con los criterios del centro.

Las entidades dedicadas a la adopción de animales son las más interesadas en poder tramitar la salida de los animales, cumpliendo con las restricciones establecidas, velando también por el buen destino de estos como ya han venido haciendo desde antes del estado de alarma. Que se les permita tener un flujo de salida de animales hará que puedan atender mejor las necesidades del resto de individuos presentes en el refugio y, obviamente, ofrecerá una nueva oportunidad de vida a los que salgan adoptados.

Pero por otro lado, el comercio de animales no está bloqueado, de hecho, hay gran movimiento de venta de animales en Internet, pues las tiendas físicas deben recurrir ahora mismo a este canal para dar salida a los individuos que tenían «en stock» en sus núcleos zoológicos. También estos perros, gatos, conejos, periquitos, peces, etc. tienen problemas de bienestar debido a la reducción del horario o del poco personal, incluso del cierre total de las mismas. Y los tendrán en el futuro cuando, por su tamaño o edad, vean más difícil que alguien los compre y criadores y comerciantes no quieran pagar por su mantenimiento. Es por ello que, hoy más que nunca, el «stock» que tienen en venta debe bloquearse por completo y se debe cesar la cría y la entrada de nuevos individuos al país hasta que no se haya ofrecido una salida para todos los demás animales.

Por todo ello FAADA (Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales) solicita al Gobierno que tome dos medidas fundamentales para proteger a los animales y garantizar su bienestar tanto en centros de adopción como en núcleos de venta:

  • Que autorice urgentemente la adopción de los animales abandonados que se encuentran en centros de acogida, estableciendo las medidas necesarias para garantizar la protección de las personas frente al riesgo del coronavirus.
  • Que se establezca una moratoria en cuanto a la cría de animales destinados a la venta clasificados como «animales de compañía domésticos o exóticos», y se prohíba la entrada de ejemplares desde otros países, hasta que se solucione el problema de saturación de los refugios y centros de acogida de animales abandonados.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario