FIRMAS

OPINIÓN | El dictador se pasó… de Maduro, se queda sin combustible | Eduardo Guerra B.

En el antiguo libro “El Arte de la Guerra” escrito en el Siglo V antes de Cristo, por un prestigioso estratega militar de nombre, Sun Tzu, en una de sus recomendaciones, dice: Antes de enfrentar al enemigo en su terreno, primero se le debe cortar los suministros, agua, comida, municiones, pertrechos y debilitarlo, cercarlo y forzar su rendición para evitar derramar sangre de ambos bandos…

Al régimen castro-chavista-madurista le están aplicando algo parecido, pero en este caso, lo peor es que el dictador Maduro y su predecesor, Hugo Chávez, ellos mismos…, arruinaron a PDVSA, acabaron con la empresa privada, empobrecieron a la población y destruyeron el país sin que nadie les forzara. Bueno… si, siguieron y siguen los consejos de los Castros, y así le va al país.

La dictadura se quedó sin gasolina, se le agotaron las pocas reservas, dependen de unos cuantos barriles que supuestamente le llegarán en estos días, burlando de alguna manera la presión que les hace los EE.UU.

La estrategia inmediata es tratar de aplicar la fórmula de los “Bodegones”, es decir dejar que particulares hagan importaciones de delicatesen, sin control de las aduanas y usando libremente sus divisas, esas que el gobierno le prohíbe usar al resto de los ciudadanos. Estos abastos de lujo son la nueva forma que se inventaron para que los bolichicos y otros chavistas ricos puedan comprar sus caprichitos, como si estuvieran viviendo en el Imperio o en Europa.

Recientemente llegaron en un barco chino varios camiones cisternas, nuevos, vacíos, de forma subrepticia, supuestamente para distribuir la gasolina que esperan. Este movimiento se explica porque la prohibición de los EE.UU de vender combustible al régimen, se le aplica solamente a PDVSA, no a particulares ni empresas privadas, de tal manera que PDVSA, le cederá la distribución e importación de gasolina a empresarios amigos de la dictadura, claro… ganando su buen tajada, y de esa forma, al menos tener combustible para la camarilla chavista. Falta saber si esa gasolina la venderán a precios internacionales o la regalarán como hacían hasta hace poco.

Alegría de tísico, con la formula de los bodegones no podrán mas que aliviar un poco la situación. El hambre le sube la temperatura a una posible rebelión civil, es una motivación siempre más poderosa que el miedo a la represión, una cuarentena en esas condiciones no se puede sostener.

Pasan las horas y la situación solo empeora para Venezuela.

El dictador se pasó… de Maduro, se queda sin combustible.

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario