FIRMAS Marisol Ayala

OPINIÓN | Nuestros viejos | Marisol Ayala

He llegado a vieja entrando y saliendo de residencias para mayores. Durante una etapa importante de mi vida profesional cubrí lo que se llamaba área de Servicios Sociales. Cualquier curiosidad me bastaba para hacer un reportaje. Los ancianos enfermos me entregaban cartas que yo ponía en el correo, cartas para sus hijos, sus novias o sus amigos. Estaban solos y en algunos casos eran unos pintas a juzgar por lo que ellos contaban. Estoy escribiendo y los recuerdos de aquellos y de los ancianos se cruzan y me confunden. Pronto me di cuenta de que la mayoría de los viejos, hombres y mujeres, más hombres que acogidos, tenían una historia detrás. Anarquistas, comunistas, pintores, escritores, cantantes, tocadores…de todo pero ya con la memoria tocada. Muchos reportajes escribí de esos seres en el ocaso de sus vidas. Muchos. San Martín, Taliarte, Agüimes, Jesús Abandonado y otros.

Los ancianos ingresados en esos centros fueron tratados con el respeto y la dignidad que merecen, al menos lo que yo conozco. Pasados los años, especialmente en los noventa, esas residencias se convirtieron en almacenes de viejos enfermos. Si hay alguien externo que vivió todo aquello, esa fui yo. Con el paso de los años la población envejeció y el hacinamiento llegó a sus vidas. Los familiares se quejaban pero no les hacían caso, los gestores políticos hacían lo que podían.

Hay imágenes que tengo frescas en mi mente, una de ellas pertenece al Hospital de San Martín. Ancianos hacinados en salas enormes en las que quince o veinte vivían su enfermedad, su deterioro final.

En San Martín conocí a un anciano constructor de instrumentos que sufría Parkinson. La directiva le montó un taller donde se pasaba el día. Le encargué una guitarra que tardó años en construir. Cuando su enfermedad se lo permitía le daba un empujón.

Viendo lo ocurrido estos días con los ancianos de distintas ciudades españolas he querido recordar hoy a nuestros viejos.

No hay más.

Fuente: Blog de Marisol Ayala

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario