FIRMAS

OPINIÓN | Fiestas litúrgicas y Patrimonio cultural | Miguel Leal Cruz

Foto: commons.wikimedia.org

Leyendo cada mes la revista profesional de la policía, observamos como se incrementan los delitos que el antiguo Código Penal tipificaba como «robos sacrílegos», que son aquellos que se cometen en lugar sagrado o de culto, y especialmente de objetos catalogados como integrantes del patrimonio eclesiástico entre los que se destacan los cuadros e imágenes.

Esto nos recuerda que en las pasadas fiestas de Semana Santa es obvio, que para la celebración de los variados actos litúrgicos que conlleva, en especial las procesiones, sean sacadas en exposición el máximo de imágenes de santos (cristos, dolorosas, etc.) y que hasta estos momentos se hallan en los altares o depositadas en espacios de las propias iglesias o de otros lugares habilitados a estos efectos.

Pero, ¿se tiene la preocupación y el cuidado debido con estos verdaderos tesoros de nuestra cultura? Este valioso patrimonio que es de todos los amantes de la cultura canaria y no sólo del municipio o lugar de culto donde se hallen asignados, ha de ser meticulosamente protegido.

Creemos que no lo está y por ello abogamos por el máximo cuidado en la catalogación de estas joyas de nuestro arte, muchas de ellas ya expoliadas irremediablemente. Se considera necesario responsabilizar a todas aquellas personas, eclesiales o seculares, civiles o políticas, de la necesaria protección de las mismas, exigiéndoles una aportación periódica de dicha catalogación.

Se conocen numerosos hechos, en todos los tiempos, protagonizados por personas encargadas de proteger estas irrepetibles obras del arte, que han pignorado con pecaminoso afán de lucro muchas y singulares piezas. Sólo habría que acudir a los archivos de la policía q

ue investiga estos delitos sacrílegos, en cualquier país del orbe cristiano, para comprobar lo que aquí denunciamos. De esto estamos completamente seguros.

Pero, ¿y qué podemos hacer cuando son los elementos atmosféricos adversos los que deterioran las imágenes litúrgicas?

Eso parece que ocurrió en el fatídico domingo de marzo pasado en la Iglesia de la Concepción de Santa Cruz de Tenerife, con ocasión del reciente temporal que azoló la ciudad y cercanías.

Responsables a los que, también, habría que demandar su falta de previsión.

 

Artículo publicado el 22/08/2002

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario