FIRMAS

OPINIÓN | Un crecimiento colectivo | José Alberto Díaz Domínguez

En estos días, todos estamos obligados a estar en nuestras casas por responsabilidad y civismo. Una situación que, como muchos, no me impide dedicar buena parte del tiempo a mi trabajo profesional como abogado laboralista y asesorar a trabajadores y empresas, indagando en soluciones para que esta situación que estamos padeciendo sea lo menos grave posible.

Pero quiero poner en positivo que es un momento para reencontrarnos en lo personal y en lo familiar, para compartir estas circunstancias tan peculiares que estamos viviendo, desde diferentes realidades que, según edades y discurrir, tiene cada miembro de la familia.

Creo que es el momento de la acción, pero también de la reflexión. ¿Y por qué creo esto?, pues porque debemos aprovechar este tiempo para reinventarnos y construir un nuevo modelo de futuro.

Sabemos que nuestro municipio, La Laguna, es la suma del trabajo de muchos hombres y mujeres procedentes de distintos lugares que, a lo largo de la historia, han ido conformando un espacio donde convivir, donde amar, donde crear y donde sembrar la semilla de la vida. Estoy convencido de que, superando esta crisis sanitaria, el reto y la terapia a seguir es configurar una nueva sociedad.

Debemos ser capaces de encontrar un modelo de sociedad más justo en cuestiones como la educación, la salud, el transporte, el medio ambiente, la igualdad social, la plena accesibilidad, la cultura, la vivienda, los espacios públicos, la renta básica.  Éstos deben ser los objetivos de la nueva sociedad que surja. Y, sobre todo, que la solidaridad no sea una palabra vacía sino llena de hechos concretos; que sintamos que no se trata de objetivos individuales, sino la estrategia hacia un crecimiento colectivo.

Estoy convencido de que vivir mejor depende de lo que forjemos juntos, entre todas las vecinas y vecinos de los pueblos y barrios de nuestra La Laguna; participando de forma activa y verdaderamente permitir el inicio hacia ese nuevo modelo social.

Confieso que me siento orgulloso y, sobre todo, me causa tranquilidad recordar que nuestro equipo de gobierno acabara con la deuda del Ayuntamiento de La Laguna y dejara un importante Remanente de Tesorería. Por lo tanto, hay margen de maniobra para que la administración pública pueda atender un escenario crítico como el que nos vamos a encontrar saliendo de la crisis sanitaria, para cubrir las necesidades básicas de las personas y actividades, en definitiva, para mejorar de manera colectiva y volver a recuperar el dinamismo de nuestra sociedad. ¡HAY SOLUCIONES!

Los parámetros han cambiado y los acontecimientos deben ser un estímulo para  reinventarnos. Necesitamos aportar, crear nuevos valores y recuperar aquellos de la convivencia tales como el respeto, la tolerancia, el trabajo conjunto.

Es tiempo de pensar en los otros. Necesitamos la firmeza de un pueblo comprometido con sus pequeños y medianos empresarios, con el comercio cercano, con sus ganaderos, pescadores y agricultores, con sus artistas, con sus dinamizadores sociales, con su cultura, con el deporte, con la investigación, con la Universidad.

Éste debe ser nuestro compromiso: Una sociedad, un municipio, que siga teniendo como referencia a nuestros mayores, ahora que están pasando nuevamente la situación más crítica.

Como digo, una sociedad, que incremente los servicios sociales, garantizando la equidad de oportunidades y que sea una referencia de primer orden para nuestra población. Un servicio público con profesionales del nivel que actualmente tenemos, pero que debemos apoyar, defender y escuchar para mejorar, que mantienen los servicios del agua, la iluminación, la limpieza, las guarderías, los colegios, los servicios sociales, la atención domiciliaria, en definitiva todo un conjunto de profesionales, dedicados en exclusiva a mejorarnos la vida.

Desconozco al igual que todos ustedes, cuánto tiempo vamos a tener que seguir recluidos en casa, pero pensemos sobre el futuro, sobre ese futuro inmediato que enfrentar. Pues aquello que se puede imaginar, se puede crear. Y sólo seremos capaces de hacerlo si tomamos consciencia de nuestra capacidad como pueblo.

Es importante que nuestra administración pública sea sensible y más cercana, haga todos los esfuerzos de dinamización, actué con ingenio y eficiencia, recortando gastos para atender lo urgente y dedicarlo a lo que sea imprescindible.

Con otro nivel de responsabilidad antes, pero también ahora, ésta es la línea que siempre hemos mantenido. La experiencia de gobierno nos avala y nuestro compromiso es aportar esfuerzo y una visión positiva y realista, para sostener e impulsar entre todas las personas a La Laguna que, nuestros barrios y pueblos, nos merecemos. Tenemos voluntad y capacidad para, entre todos, hacerla posible.

Siempre con el ánimo de que esta situación terminará pronto, pero sobre todo, con la ilusión de que surgirá un nuevo modelo social del que todos y todas, nos tenemos que sentir orgullosos.

Agradecer a los equipos sanitarios, los cuerpos de seguridad del Estado y del Ejército, personal de emergencias, de limpieza, de agua, de luz, del servicio de atención domiciliaria, de las tiendas de alimentación, de los portuarios, al sector del taxi y guagüeros y del tranvía, a los agricultores, a los ganaderos, a los panaderías, en definitiva a todas las personas que en los diferentes frentes están ayudándonos a paliar esta pandemia.

 

José Alberto Díaz Domínguez, es Portavoz del Grupo Municipal de Coalición Canaria-PNC en el Ayuntamiento de La Laguna

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario