FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Aquel bicho de Godínez | Salvador García Llanos

Vista del Barranco de Godínez
2009 fue el año de un severo riesgo universal, la denominada gripe A, de la que también salimos, no sin coste, desde luego. El impacto social de entonces fue la aparición de Facebook, la red social. En septiembre de 2009, fue recordado -no se sabe muy bien por qué razón- otro hecho que, en su momento, años setenta del pasado siglo, produjo un revuelo popular. Se trataba de un fenómeno natural de difícil explicación. Escribimos entonces:
Se registró en el barranco de Godínez, término municipal de Los Realejos, en las cercanías de la antigua carretera general del norte que conducía hasta Icod y Buenavista.
Alguien que una noche cruzaba a oscuras el barranco escuchó una especie de respiraciones. Se asustó, echó a correr y al día siguiente lo contaba a familiares y amigos.
No hizo falta mucho para que la curiosidad se agigantara y comenzara el desfile hacia Godínez. Gentes del pueblo pero también venidas de localidades cercanas, principalmente del Puerto de la Cruz, se concentraron en los márgenes de la carretera y en los senderos que conducían al fondo del barranco para especular y dar su particular versión. Horas y horas, hasta bien entrada la noche, Godínez fue ruta de curiosidad y peregrinación.
Las respiraciones eran una especie de desahogo, lo que entenderíamos como un escape, como un soplido. En la segunda ocasión, al coincidir con la erupción del volcán Teneguía, en La Palma, se quiso encontrar ahí la razón de aquellos soplidos o de aquellos extrañísimos desinflamientos. Allí estuvimos varias noches y así lo sentimos.
Pero la leyenda cobró otros derroteros.
A la hora de ofrecer explicaciones, llegó a hablarse de los jadeos y del éxtasis de una pareja que exteriorizaba su placer de forma digamos tan desaforada. Hasta se hizo recuento de criaturas nacidas al cabo de nueve meses para señalar que se aprovechó el fenómeno para hacer el amor en cualquier cueva o rincón del barranco. Una venta localizada al borde de la carretera agotó las existencias de vino y carne de cabra.
Desde el Puerto de la Cruz se organizaron verdaderas excursiones. En una de ellas, uno de los hermanos Pérez, mecánicos de pro, llevó una batería y un potente foco supuestamente para alumbrar los pasajes más recónditos de Godínez y poder disparar sobre el bicho.
Porque alguien apuntó la posible existencia de un animal, de un avechucho, recién nacido, malherido o atrapado en el follaje o en algún hueco del barranco como causa de aquellas respiraciones que llegaban a producir escalofríos en las mujeres y en muchos hombres.
Allí nació la leyenda del bicho. El bicho del Realejo o el bicho de Godínez. El periódico ‘La Tarde’ se hizo eco en varias ediciones de la controversia. Fueron unos reportajes deliciosos.
Y allí quiso disparar el popular Gilberto Hernández, a quien Manolín González, si no estamos errados, había provisto de una escopeta de balines. Se lo pasó muy bien con el mecánico Pérez a su lado, a quien ordenaba la orientación del foco.
Gilberto tuvo en Godínez una de sus genialidades: el padre Rubén, animado por las historias que le llegaban a su parroquia, se acercó una noche para comprobar qué había de serio en todo aquello. El cura trataba de explicar algunos fenómenos geológicos para hallar similitudes hasta que Gilberto le interrumpió:
Para mí, padre, que se trata de un alma en pena que está vagando en el infierno y quiere salir aunque esté abrasado».
¡Hombre, Gilberto! No diga usted eso, deje el infierno tranquilo que bastante dolor tienen los que están allí!», replicó el padre Rubén, mientras Gilberto y acompañantes contenían las ganas de la carcajada.
En la oscuridad de la noche, apareció también Gregorio Ávalos, un pintor acuarelista, precursor del cabello largo de The Beatles y que intentó en cierta ocasión suicidarse en Las Cañadas con un tubo de aspirinas. Tenía una peculiar forma de hablar, muy castellanizada:
«¡Jesús, qué oscuro está esto!».
En ese momento, el mecánico Pérez encendió el foto y lo dirigió al rostro del artista:
-«Soy Avalos, el pintor, ¿no me reconocen?».
Se pedía y se guardaba silencio cuando se escuchaban las respiraciones. Alguien pretendió grabarlas pero no tuvo éxito. Algunos guardaron posiciones estratégicas, en las proximidades de los «núcleos de emisión», como para localizarlos y salir de dudas. Hasta que el silencio se veía alterado por un grito:
¡Galano!, échate un metro p’abajo, muchacho, a ver si sale el bicho y te pica».
En las páginas de ‘La Tarde’ de aquellos días debió quedar reflejada la opinión del catedrático Telesforo Bravo, quien negaba la posible respiración de aquellos extraños ruidos con la erupción volcánica de La Palma.
Centenares de personas se agolparon en la carretera, el hombre de la venta debió hacerse rico con el chorizo y la carne de cabra, alguien se quedó con las ganas de disparar y cobrar pieza, puede que alguna pareja haya aprovechado la ocasión para unos arrumacos o algo más, puede también que algunos hayan «visionado» al bicho… pero lo cierto es que la popularidad del fenómeno fue decreciendo a medida que pasaban las fechas y allí, en Godínez, no pasaba nada.
Pero en la pequeña gran historia del municipio quedó este episodio, tan peculiar y tan popular. Tal fue así que aquel barranco (con el paso del tiempo y el trazado de la nueva autovía del norte, más aislado o más lejano) recibió, naturalmente, el sobrenombre: barranco del bicho.
Otro bicho, más letal y dañino, poco dado a las bromas, es el que ahora mismo nos tiene a mal traer.
Día 7 de la alarma
Siempre hay desalmados en situaciones como la que va a cumplir una semana. Los que se aprovechan de las debilidades y las carencias. El hotel colindante ha cerrado ya sus puertas y eso también debe haber favorecido la acción de los amigos de lo ajeno que hace dos madrugadas rompieron las puertas acristaladas de una tienda de telefonía y se llevaron quince unidades. Lo venimos a saber en las primeras horas de este sábado en las que un perro escapa por segundos de su dueño para ahuyentar a las palomas que se mueven a sus anchas en la superficie de la plaza.
En esa tienda, a la que acudimos en busca de una solución para el guasap bloqueado, no pudieron antendernos, así que hubo recurrir a las manos expertas de la hija para salir del trance y poder seguir utilizando esa aplicación de comunicación móvil, colmatada, por cierto, pues el dato de tráfico circulante en Canarias, como registramos ayer, es escalofriante. Lástima de tanto mensaje hiriente y de tanto bulo. La de energías mal empleadas.
Que tomen nota de cómo se puede contribuir a sobrellevar el trance accediendo a la canción de la murga portuense Los Cascarrabias. Un mensaje de creatividad, ánimo y esperanza. Muy bien esa iniciativa.
Dos helicópteros militares sobrevuelan bajo. Deben seguir las inspecciones. Llegan hijos de padres y madres del Puerto de la Cruz afincados en la península, no sin agobios producto de las cancelaciones de vuelos y de las inevitables restricciones dispuestas por las autoridades.
Las calles siguen vacías. Transeúntes aislados rompen la estampa a la que nos venimos acostumbrando desde el sábado. Las cifras de hoy confirman que lo peor está aún por llegar. Informaciones de amigos coinciden en señalar que lo mejor en situaciones de crisis es no producir ni alimentar fisuras internas. Algo de eso debe estar ocurriendo en el Gobierno de Canarias. Si hay medidas correctoras, que sea para bien.
El presidente Sánchez comparece por la noche. Austero y con temple, con realismo. Pero mucho nos tememos que mucha gente desaprobará su intervención. El Telediario de RTVE, nada más terminar el resumen, rubrica con las primeras imágenes de la cacerolada que habían convocado quienes optan por un presunto rédito político.
“Lo de siempre, m’ijo, lo de siempre”, como aquella respuesta de aquel policía municipal lagunero que aguardaba la llegada de Luis Álvarez Cruz y le preguntaba: “¿Qué traerán los periódicos mañana, don Luis?”.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario