FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Salida cabal y ordenada | Salvador García Llanos

Foto: Casa Real.
Los núcleos turísticos comenzarán a palpar más crudamente las consecuencias de la pandemia cuando cierren los establecimientos alojativos. Ya han sufrido, digamos una primera fase, con la clausura de restaurantes, cafeterías y bares que ha dejado a nativos y turistas consumidores sin algo habitual -y necesario- en su quehacer cotidiano.
No hay una fecha concreta para que eso se produzca, pese a que el Foreign Office británico recomendó a los turistas que regresaran antes del próximo 24 de marzo pues ese era el día que, supuestamente, se había señalado. No es así, según una rápida respuesta del Gobierno español que ha señalado, con precisión de lenguaje diplomático, que no hay una orden de cierre de alojamientos para esa fecha y que los establecimientos están suspendiendo actividad progresivamente “para permitir regresar a sus países de forma ordenada”. En efecto,el decreto de declaración del estado de alarma incluye un artículo que suspende la actividad de, entre otros, las actividades de hostelería y restauración, pero que «las autoridades están facilitando que este proceso tenga lugar sin causar más perjuicio del necesario». En todo caso, la patronal hotelera aguarda una determinación del órgano competente (se supone que el ministerio de Sanidad) para asumir el cierre completo de los establecimientos dentro del estado de alarma. Téngase en cuenta que, desde hace unos cuantos días, hoteles y alojamientos han ido limitando su actividad y no aceptan reservas, sin perjuicio, naturalmente, de prestar los servicios contratados hasta el último momento, hecho que, por supuesto, facilita una salida cabal y ordenada.
Día 4 de la alarma
Arranca mal la jornada con la noticia del fallecimiento de una mujer que padecía patologías graves previas en el Hospital Universitario de Canarias (HUC). Es el tercero en nuestra Comunidad. Hay una complicación posterior: la consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias promoverá una investigación interna pues se habla de filtración y de topo. Como si no fueran suficientes las complicaciones…
Debate en el Congreso de los Diputados. Tono elegante y respetuoso, solo lo rompe, en su réplica, el portavoz de la formación ultraderechista. Las circunstancias dejan una imagen atípica: casi vacío el hemiciclo y una ujier, Valentina, que se gana el aprecio y la simpatía con su limpieza de la tribuna y micrófonos cada vez que había cambio de orador.
Hay soldados por fuera del edificio. Están patrullando. Intervención en COPE Tenerife, antes de que las campanas de la Peña de Francia y San Francisco resuenen en el mediodía portuense. A esta hora, cuando se intensifican las quejas de los usuarios de los aeropuertos canarios y se sabe que Binter cancela todos los vuelos entre Canarias y Península hasta el 31 de marzo, las cifras son desoladoras: hay doscientos casos en el archipiélago.La ya célebre curva se está haciendo esperar: tres fallecidos y solo ocho altas. Eso sí: todos los pacientes hospitalizados se atienden en la sanidad pública.
Las horas discurren lentas y los vecinos ya hablamos de balcón a balcón. Los militares siguen dando vueltas a la plaza y calles adyacentes. Aunque parezca una idiotez, una señal de disciplina y responsabilidad social la tenemos en la cinta aislante del parque infantil: no la han arrancado desde que la colocaron el pasado domingo. Líquido desinfectante y guantes protectores en la escapada al supermercado que tiene su propio vigilante de seguridad y controla los accesos. Después, la cita de las siete, con los aplausos, con grandes y chicos en los balcones, con buen ánimo, con sonrisas para desahogar tanta preocupación.
Ojalá esos ensayos clínicos de las vacunas en China y Estados Unidos sean positivos. La población necesita rayos de esperanza aunque no se sepa cuándo alumbrarán del todo. Cuándo, tiempo… nunca antes se aguardó con tanta expectativa. Y es que las muertes, por decenas, en residencias de mayores peninsulares, son algo tremendo.
Aparece el Rey en televisión. Palabras de apoyo y ánimo. Mensaje institucional puro y austero. Pero los primeros juicios son decepcionantes. En el telediario de la televisión pública ya ponen imágenes de la cacerolada de protesta. También el mensaje de Ángel Merkel, quien pide colaboración ciudadana “ante el mayor desafío desde la Segunda Guerra Mundial”.
La vida sigue.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario