FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Cifras y escenario | Salvador García Llanos

La crisis del coronavirus empieza a ofrecer cifras más allá de los afectados y fallecimientos. Así, la Organización Mundial del Turismo (OMT) ha revisado hace pocos días las de sus perspectivas del presente año para las llegadas de turistas internacionales: frente a un avance previsto próximo al 4 %, ahora señala que se producirá una caída de entre el 1 y el 3 %.
Se trata de un descenso que significará una pérdida calculada entre treinta mil y cincuenta mil millones de dólares en los ingresos generados por la actividad turística. Palabras mayores.
Claro, si ya era un año con incertidumbres y riesgos, las medidas adoptadas por los gobiernos tras la extensión de la pandemia han acentuado tales características. La salida del Reino Unido de la Unión Europea y un principio de desaceleración económica en Alemania eran antecedentes preocupantes que ahora se han acentuado. El fenómeno incipiente de la fuga de talentos, los vaticinios sobre la crisis de las compañías aéreas y la guerra de precios también contribuyen a horizontes pesimistas. Las estimaciones de la OMT así lo confirman.
Ya el último trimestre del pasado año registraba datos inquietantes: la economía de la eurozona creció un 0,1 % respecto al trimestre anterior, es decir, al ritmo más bajo desde 2013, el año en que se inició la recuperación de la gran recesión iniciada en 2008. Lo que ocurre con el país germano, probablemente, es lo que más desasosiego causa en el sector turístico teniendo en cuenta que se trata del segundo mercado emisor de turistas a España. En efecto, en 2019 nos visitaron más de once millones de alemanes, si bien esta cifra significó una caída del 2,1 % respecto al año anterior. Atención también a los datos de Francia e Italia, ahora en el primer plano de atención por otros motivos, que registraron una reducción de sus respectivos Producto Interior Bruto (PIB) del 0,1 y 0,3 %.
Así las cosas, el sector tendrá que diseñar -y revisar- nuevas estrategias, principalmente en el ámbito promocional. Los profesionales y expertos advierten que la mezcla de todos los elementos que convergen hace augurar una guerra de precios si, como es previsible, se desata una serie de ocupaciones bajas tanto en el transporte como en el alojamiento. Un alto ejecutivo de la firma ‘Garden Hotels’, Joaquín Caldentey, ha señalado que los resultados del presente año dependerán del comportamiento de los mercados pero también “de las acciones dentro de la estrategia de ventas que tengamos como respuesta. De la prudencia y astucia de aguantar los precios, ofreciendo un servicio acorde a las exigencias del cliente”.
En cualquier caso, el nuevo escenario está aún por terminar y también dependerá del tiempo que se tarde en atajar no solo las repercusiones del coronavirus sino en recuperar la confianza y reactivar la turoperación .

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario