FIRMAS Joaquín 'Quino' Hernández

OPINIÓN | El bar de Pepe | Ábalos, ¡¡Torero!! | Joaquín Hernández

Vamos por partes, a ver si empezamos sin insultar la inteligencia de los españoles, que somos mayoría, porque creo que el Excmo. Sr. D. José Luis Ábalos, ministro de la cosa esa del Transporte, Movilidad y “Agenda Urbana”,  debe creer todo lo contrario, o sea que lo españolitos de a pie, mayoritariamente somos gilipollas.

Al Excmo. Sr. Ministro le gusta “torear” al currito que se lo curra en las ruedas de prensa que asiste para oír las cuatro chorradas del hijo del torero Heliodoro Ábalos “Carbonerito”, que está acostumbrado a salir haciendo el “paseíllo” de forma airosa y chulesca, de casta le viene.

Una cosa es que sea zoquete y torpe y otra que no sea un listo o listillo que, desde temprana edad,  supo  montarse al carro de la farándula político festiva. Ya a los 17 años fichó por las Juventudes Comunistas, luego con  19 años lo hizo en el Partido Comunista de España y a la vista de que con la hoz y el martillo no se comía una rosquilla, se traspaso a la rosa  el clavel, al “caballo ganador”,  al Partido Socialista Obrero y además Español que por aquellas fechas, año 1.981, apuntaba estilo para ganar la elecciones.

En definitiva y para no aburrirles mucho solo decirles que este “torero” lleva toreando en el ruedo del chollo del politiqueo unos 44 años, desde Secretario General de la Agrupación Socialista Valenciana, pasando de concejal del Ayuntamiento valenciano, Diputado provincial, etc., etc., hasta llegar a lo más alto, es decir a la poltrona de la mesa del Consejo de Ministro en la Moncloa.

Pepe Luis alias “Carbonerito II”, nunca ha cortado oreja ni rabo, jamás ha salido a hombros del hemiciclo de San Jerónimo y si ha sido abucheado por el personal, con avisos incluido.

Pepe Luis Ábalos es un trepa, de eso no hay duda. En el famoso golpe de mano contra el aparato ejecutivo del Psoe y Pedro Sánchez que fue propiciado por la socialista Susana Díaz, estuvo entre “dos aguas” y bajo mi punto de vista no fue muy leal a Pedro hasta tanto no estuvo convencido de su triunfo en las primarias que restituyeron al ex jefe del socialismo español al lugar de donde nunca debió salir, esa fue una de las etapas más vergonzosas del socialismo mundial, vividas por todos los militantes, simpatizantes y votantes del Psoe con la incertidumbre e incredulidad de personas que no daban crédito a lo que estaba ocurriendo; una jauría de lobos y lobas hambrientas de poder y buscando la poltrona alrededor de la mesa del Consejo de Ministros en el Palacio de la Moncloa. Ábalos se arrimó de puntillas al toro y sin más historia que la del eterno pelotilla, ahora le vemos en plan macarra administrando nuestra pasta gansa.

Numerosos son los errores de este individuo. Se ha ganado a pulso el cabreo de los canarios y baleares con el tema de la subvención al transporte, con los catalanes con el tema del choque de trenes y su famosa “concatenación de errores”, en realidad del ministro Ábalos se habla mucho y muy poco bien, es un gárrulo ilustrado con poder para jodernos la vida a más de uno.

El último “show verbenero de corrida de toros” lo ha hecho con el tema de su “saludo” a la vicepresidenta del dictador venezolano Nicolás Maduro.

El tema es el siguiente: Europa reconoce a Juan Guaidó como presidente de la República Bolivariana de Venezuela, se rompen relaciones diplomáticas con el estado venezolano. A su vez los miembros de los países integrantes de la Unión Europea admiten a Guaidó como único interlocutor valido del problema y por ende España por medio de su presidente reconoce al nuevo presidente de Venezuela. Pedro Sánchez ofrece su apoyo al nuevo ejecutivo y demanda unas elecciones libres para un cambio político que devuelva los derechos humanos al pueblo sudamericano.

En este estado de cosas, de repente, como caída del cielo y al mes y medio de tomar posición el gobierno de coalición aparece en el aeropuerto de Barajas la vicepresidenta y mano derecha del sátrapa de Maduro, Delcy Rodríguez. El problema es que todos los miembros del gobierno de Maduro tienen prohibida la entrada en territorio de la Unión Europea, o sea no pueden entrar en España.

Como caída del cielo, nunca mejor dicho, aparece la Sra. Delcy y “como gesto de cortesía” se acerca al Aeropuerto madrileño de Adolfo Suárez, nuestro personaje. Por lo visto la reunión con la vice de Maduro pretendía ser secreta, pero por los visto los perros olileros de la fauna periodistica descubrieron al torero que, en lugar de hacer mutis por el foro y salir acojonado del ruedo, se dispuso a torear a la decena de periodista que le pillaron in fraganti con alevosía y premeditación en el evento “diplomático”.

“Solo he venido para darle un saludo de cortesía a la sra. vicepresidenta” ¿coño, en qué quedamos? ¿No le hemos dicho “fo” (expresión canaria que significa olor a mierda)  Maduro y su hueste? ¿A qué obedece ese protocolo? El ministro torero acosado por los cuernos de los miuras del periodismo esta vez se acojonó y dando una “espantá” se metió en el burladero cagándose  en arameo al lote de toros que le había tocado en suerte.

La moraleja es que resulta paradójico varias cosas: la primera que sea el ministro de transporte y otras historias el que sea el encargado de saludar a la sera Rodríguez, segundo que el saludo dure 25 minutos, que son muchos para decir hola y que tenga buen viaje, tercero, que este encuentro se produzca estando un amigote de Maduro dentro del gobierno español, tercero la visita inesperada del “embajador en la sombra” (Rodríguez Zapatero) al palacio de Miraflores y cuarto, que todo es una mentira descomunal digna de un bellaco a sueldo.

Lo que dicen los mentideros madrileños es lo siguiente: Delcy Rodríguez viene a España para efectuar el acuerdo de contratación de unas fragatas para la armada venezolana con un coste aproximado de 1.700 millones de euros, y otros que fue una exigencia de Maduro a Pablo Iglesias, en plan capo de la cosa nostra cobrando antiguos favores a la causa podemita y para interceder ante Bruselas en pro del dictador venezolano.

Sea como sea, lo que no es de recibo del ejecutivo son los silencios estúpidos o las aclaraciones que insultan la inteligencia de un mosquito. Los españoles votantes de esta coalición, y los españoles en general no merecemos del gobierno luz y taquígrafos, nada de cloacas, basura y rollos macabeos, así no.

 

 

 

 

 

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario