FIRMAS

OPINIÓN | ¿Quo vadis Hispania nostra? | Isidoro Sánchez

En verdad es que no sabemos adónde vas, querida España. 2019 te ha sentado fatal.  Primero tus relaciones con Marruecos, desde el envío de pateras a la amenaza de terrorismo a las familias españolas que visitasen los campamentos de refugiados saharauis en Tinduff; desde la la aceptación de los acuerdos unilaterales del parlamento marroquí en ampliar “las aguas territoriales saharauis” hacia Canarias a la promesa de venta de dos buques patrulleros. Luego la intromisión de tus diplomáticos en la embajada mexicana en Bolivia para “rescatar” políticos relacionados con el caos de algunos países iberoamericanos.

Entrando en 2020 consigues formar Gobierno con el PSOE en una coalición política muy singular, con el colectivo de Podemos, y el apoyo de algunos partidos como ERC, entre otros, aunque bien cierto es que hay que aceptarlo por razones democráticas.  No obstante surgen discrepancias desde el primer momento en el seno del PSOE y lo más curioso es que algunos exigen aclaraciones a otros partidos de la oposición por el sentido de su voto a la hora de la investidura de Pedro Sánchez. José Borrell se marcha definitivamente para Bruselas al objeto de afrontar la responsabilidad de las relaciones exteriores de la Unión Europea. Las mujeres se incorporan por igual al nuevo gobierno español y el Reino Unido (UK) anuncia la marcha del  mundo eurocomunitario con un Brexit especial donde Gibraltar queda descolocado.

Las noticias económicas financieras de 2019 no son muy halagüeñas que digamos y aunque empresarios, trabajadores y gobierno estatal hayan aceptado un aumento del sueldo base, las cifras del techo del déficit público asustan a las Cajas de Ahorro y a la misma Comisión europea. De la promesa de unos números rojos máximos del 2% del PIB se pasó al 2,5%, con lo peligroso que ello resulta. Si a eso añadimos las incidencias políticas producidas en las últimas semanas con Marruecos y Venezuela, no podemos estar contentos que digamos.

Lo de Marruecos se veía venir desde el año pasado y ya lo habíamos denunciado. Ahora el Parlamento marroquí ha tomado posiciones cuasi definitivas. Es que además de abusar del Sahara quiere entrometerse en aguas territoriales de España, por la afección de los derechos marítimos de Canarias vulnerando además la legalidad internacional y las resoluciones de las Naciones Unidas. Estas barbaridades políticas no son nada buenas, señor presidente de España. Firmeza es lo que se le exige desde Canarias, sobre todo desde los partidos nacionalistas, vigilantes exigentes de la identidad y derechos canarios en el marco de la Constitución y de la ultraperificidad de la Unión Europea.

Lo sucedido con Venezuela es de diferente color pero afecta también a la Hispania Nostra, de manera particular a los emigrantes españoles a tierras de Bolívar y Miranda, ambos relacionados con sangre canaria. Rehusar por parte del presidente Sánchez un encuentro político con Juan Guaidó, presidente interino de la república bolivariana de Venezuela, deja muy mal al gobierno español. No basta en este caso con derivar la petición hacia la ministra responsable de los asuntos exteriores de España, hay que dar la cara y si no que se lo pregunten a los demócratas de la Internacional Socialista. ¡Qué diría Rómulo Betancourt si levantara la cabeza¡  Si les contara lo que me dijo en 1981 acerca de Fidel Castro me entenderían.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario