FIRMAS Joaquín 'Quino' Hernández

OPINIÓN | El bar de Pepe | Españoles comen españoles | Joaquín Hernández

El tema está clarísimo, como antropófagos los españoles somos únicos. El zombi español tiene su preferencia en la carne humana de su paisano, o sea el hígado más cotizado por el español es el de su autóctono vecino.

Cansado, asqueado y mosqueado me tiene el tema de las tres España. Y no se trata de patriotismo exacerbado, tampoco se trata de cambiar de ideas, se trata simple y llanamente de aplicar la democracia con todas sus consecuencias.

La composición del nuevo gobierno de España, la coalición del Psoe con Unidas Podemos, ha supuesto para la derecha española como si se hubiese desatado el peor de los tsunamis sobre la piel de toro, nos predicen desastres continuos, la caída en picado del IBEX35, el aumento del paro obrero, la subida de la prima de riesgo, el monstruoso déficit, el impago de las pensiones, en peligro la unidad de España, y la perdida de los valores históricos que nos “hicieron una grande y libre”.

Es tan estúpido el marketing anti gobierno que desde el primer momento han criticado su composición como un gasto tremendo e injustificado, cuando en la realidad el aumento de ministerios y por lo tanto el presupuesto del Consejo de Ministros no supone más importe que las facturas de comidas al año de los dirigentes del Partido Popular en Valencia o las de los socialistas y sindicalistas en Andalucía. Por otro lado, si comparamos los sueldos de ministros y primer ministro de países de la Unión Europea veremos que los españoles junto con los griegos estamos muy por debajo de la media europea de gastos por este concepto.

Otro de los reproches es el “insignificante” aumento de las pensiones, incluso llegan a decir “Rajoy nos aumentaba el 0.25% y este tipo el 0,9%” ya de coña es el tema, sobre todo si se presume del aumento de  unas pensiones que están muy por debajo del nivel europeo como para estar de guasa con el asunto.

Aquí se trata de poner el ventilador de la mierda en marcha y criticar por criticar, el caso es que desde el minuto 0 hay que defenestrar al “enemigo” aunque esté viviendo en nuestra propia casa y contribuya a nuestro bienestar hay que echarlo a patadas.

“El español come español”, es peor que el refrán “me quedo ciego por verte tuerto” aquí se está haciendo bueno el lema franquista “o estás conmigo o contra mí”.

¡¡Han llegado los rojos al poder!! ¡¡España se convertirá en una Venezuela en Europa!! ¡¡La ruina nos espera!!

Más aún es cuando te dicen que el aumento del salario mínimo supondrá la pérdida de millones de puestos de trabajo y además te lo dice uno de los millones de trabajadores que están cobrando un sueldo de miseria debido a un contrato estercolero de los que nos dejó en herencia el gobierno de Mariano Rajoy y su cuadrilla de mafiosos.

Todo, absolutamente todo es horrible, pero lo raro es que aún no se ha empezado a gobernar, o sea a los dos días de presentar el nuevo gabinete, todo era una puta mierda. Desde los tejanos de Pablo Iglesias hasta el look de Irene Montero, pasando por la fotografía en la escalinata de la Moncloa todo es un engendro que nos llevará a la puta ruina.

El nombramiento de la nueva Fiscal General del Estado en la figura de Dolores Delgado, antigua ministra de Justicia, ha provocado el toque de trompeta “al ataque” y se han lanzado en plan jauría sobre el cuello de Pedro, Pablo y todos los santos del cielo juntos.

Si tenemos en cuenta que el PP, con el ministro de Justicia Rafael Catalá “colocó” al fiscal Manuel Moix que se encargó de cortar las alas a los fiscales encargados de casos donde estaban imputados políticos del PP y empresarios afines, y que llego mucho más allá:

-Impuso la retirada del delito de organización criminal contra Ignacio González y frenó el registro de su domicilio.

-Relevó a los dos fiscales anticorrupción que investigaban el caso 3%

-La Fiscalía dirigida por el PP, encubrió una decena de casos de corrupción de dirigentes del partido.

Hasta tal punto se llegó a la manipulación de la fiscalía en tiempos de Mpunto Rajoy y su mafia que el propio ministro del Interior Jorge Fernández Díaz utilizó las “cloacas del Estado” para espiar a Pablo Iglesia además de organizar una trama de falsas informaciones con el director de la oficina antifraude en Cataluña, que podrían afectar a ER y a la antigua Convergencia y Unió.

¿Los españoles somos idiotas? No, no somos idiotas, somos más que eso, algunos son tan obtusos que tienen una extraña manera de fidelidad a la patria que son capaces de votar a Vito Corleone a sabiendas que les roba y cuando tienen la oportunidad de meterlo en la cárcel del olvido y obviar el pasado con un nuevo e ilusionante presente, siguen añorando el gánster que les hundió  la miseria, llámese Franco, Mariano Rajoy o Ana Botella.

Bienvenido sea el primer gobierno de coalición en España, que se acaben las fobias y las filias y que la realidad nos deje ver el bosque. En definitiva, ¿qué es lo peor que nos puede pasar después de la experiencia del gobierno de Mpunto Rajoy? ¿Que, como dice mi amigo Darío el porteño, nos den por el orto? Pues qué más da, a lo mejor aplicamos aquello de “sarna con gusto no pica”

La guerra de los partidos es la guerra civil en España, ahora nuestros políticos no se pelean por un trozo de tierra o de pan, por Lenin, Azaña o Franco por las fincas o los huevos del señorito. Ahora se pelean, tan adultos, tan sabios, por la poltrona en la Moncloa

¡Ay Dios mío, como está el patio!!

 

 

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario