FIRMAS Joaquín 'Quino' Hernández

OPINIÓN | El bar de Pepe | El discurso del Rey | Joaquín Hernández

Pues, uno, yo el que les está escribiendo este rollo, no sé si llevado por el espíritu ese que dicen llega por la navidad, o bien intuyendo que era mejor el discurso del rey Felipe VI, el hecho es que me encontré con un whisky en la mano y frente a la tele esperando algo más de lo mismo, o sea a Juan Carlos jr.

Antes que nada tengo que felicitar a los colegas que grabaron al ex Príncipe Felipe, hoy flamante «roi d´espagne», tanto color, sonido, imagen, realización perfecto. Dicho esto, tengo que aclarar que, como todo el mundo debe pensar, no soy monárquico, como no lo son la mayoría de las personas de mi edad, aquellos que crecimos en la dictadura franquista. Aquellos que nos educaron diciéndonos, sotto voce;

«El rey Alfonso XIII fue un cobarde, nos abandonó a todos los españoles a nuestra suerte» no le teníamos ni mucho ni poco apego, o sea ni fu ni fa a la casa real.
Cuando murió Franco, todos y digo todos, refiriéndome al 80% de los españolitos de andar por casa, pensamos; «este Juanito es el tonto útil de la política del capital carroñero».

Poco a poco aprendimos que ese hombre era el contrapunto necesario para creer en una España modernizada. Con el tiempo vimos que nos equivocamos y que lo que creíamos necesario se había vuelto prescindible y molesto. A punto de tocarle el gong, noqueado por sus puteríos y chorradas de mamoneo de comisionista corrupto acabó abdicando a favor de su hijo.
El 24 noche escuche el mejor discurso del Rey, lo tengo que reconocer, aunque para eso no hiciera falta mucho más que hablar desde el corazón, el discurso de Navidad de Felipe VI fue el mejor de un Rey de España en los últimos 44 años, otra cosa es que estuviera de acuerdo con él.

Dio su opinión sobre lo que nos ocurre y fue rotundo al hablar de la unidad de España, indivisible, sin opción a nada más.

Abogó al dialogo pero siempre dentro del marco de la Constitución española, negó la mayor cual es el derecho de los pueblos a la autodeterminación. Pero el hombre dijo lo que él creía mejor para acabar con el problema independentista y estuvo, desde el respeto a la Carta Magna, correcto y aplicando el «reglamento» hasta pudo llegar a ser «políticamente correcto». Se vuelve a equivocar al decir que Cataluña es el mayor problema que tenemos los españoles, Cataluña es el peor problema que tienen los catalanes, todos los catalanes, los 7,5 millones de personas residentes en Cataluña, como el problema del independentismo vasco fue el gran y grave problema que tuvieron los 2,4 millones de vascos residentes en Euskadi y que solo ellos resolvieron, porque, quieran o no, Eta no fue vencida por el Estado de Derecho de la democracia española, fue el pueblo vasco el que harto de estar harto de las mentiras de los “revolucionarios” y de la sangre derramada, dijo no, Stop a la violencia. Cataluña tiene un grave problema que afecta al resto de España, pero no es nuestro primordial ni siquiera el más grave que tenemos los “otros españoles”. Acabar con los 20 millones de españoles bajo el umbral de la pobreza y los 8 millones en pobreza severa, la justicia obsoleta, lenta, eficaz para los ricos y poderosos y rápida  y eficaz para los parias. Esos son los grandes problemas de un estado de derecho para que sus “súbditos” puedan tener el bienestar social que su majestad nos desea.

Felipe VI no convenció en cuanto a su solidaridad con los desterrados hijos de Eva en este valle de mierda llamado España.

Nada de reformas constitucionales, en eso se vuelve a equivocar. La Constitución Española, antes de modificar el art. 57 sobre la sucesión en la figura del descendiente varón, la Corona deberá someterse a un plebiscito popular para que sea el pueblo el que decida si lo que está establecido por decisión de un dictador es aplicable a una democracia, donde es el pueblo el verdadero soberano.

El día que Felipe VI acepte a someter la monarquía parlamentaria a un referéndum, si ganase la corona, Felipe VI iba a saber que buenos vasallos tiene un gran Rey.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario