FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Más valor y más rentabilidad social | Salvador García Llanos

José Luis Zoreda de la Rosa, Vicepresidente Ejecutivo de Exceltur

Declina el año, son momentos de balances. Se apura el cierre de ejercicios y crecen las expectativas para comparar y contrastar, sobre todo, después de algunos acontecimientos que, de alguna manera, incidieron en la evolución del sector turístico en nuestra Comunidad y en España.

La asociación empresarial Exceltur ha publicitado ya su Estudio de Impacto Económico del Turismo, Impactur Canarias 2018, en el que se destacan algunas cifras y cantidades, como por ejemplo el volumen de la actividad turística, directa e indirecta, generado que se situó cerca de los dieciséis mil millones de euros, lo que elevó al 35 % la contribución del turismo al total de la economía del archipiélago. Según Impactur, eso supuso la creación de trescientos cuarenta y tres mil ochocientos noventa y nueve puestos de trabajo, el 40,4 % del empleo total regional.

Los registros indican que se nota el conocido como ‘efecto arrastre’ del sector en el resto de las actividades económicas de las islas. Con ellos se constata la frase, “vivimos del turismo”. Con ellos se entiende la explicación de vicepresidente ejecutivo de Exceltur, José Luis Zoreda, al exponer el que considera gran reto del turismo español: “No es crecer más en volumen de gente. Se trata de hacerlo en gente que nos deje el mayor valor, que genere la mayor rentabilidad social, que permita el mejor empleo y, sobre todo, genere la mayor empatía ciudadana, algo que todavía en Canarias no ocurre”.

El empresariado turístico sigue con mucha atención la evolución del sector durante el año que termina. Y es que, por ejemplo, el gasto público turístico corriente en Canarias, casi un 11 % del total, colisiona con este otro dato: el turismo es responsable del 40 % de los empleos de la Comunidad Autónoma. Los sindicatos deberían analizar este hecho, primero para contrastar su certeza y luego para explicar si es un fenómeno positivo o perjudicial para el empleo que se produce, su calidad y su sostenibilidad.

Y es que mientras la consejera de Turismo del ejecutivo autónomo, Yaiza Castilla, afirma que “a pesar de la desaceleración que se viene observando desde 2018, la inversión del empresariado turístico ha aumentado en un 9 %, con mil cien millones de euros”, Zoreda destaca que por cada cien puestos de trabajo generados de forma directa, se abren otros 38,7 en otros sectores que dependen de forma exclusiva del turismo.

Otra de las claves para interpretar la evolución del sector, la aporta el propio vicepresidente de Exceltur quien destaca el peso de los viajes que los canarios realizan entre islas, el cual supone un montante de dos mil ciento ochenta y dos millones de euros en 2018, frente a los mil doscientos trece acumulados por los peninsulares que viajan a las islas.

Pero Zoreda advierte: “Competir por precios con otros países con estructuras de costes mucho más bajas es caer en un crecimiento muy poco sostenible si, de forma previa, no se han hecho los deberes de inversión, tanto pública como privada”.

De momento, Exceltur parece no lanzar campanas al vuelo. Desde luego, es preferible la cautela pues la repercusión del brexit en el principal mercado emisor puede ser determinante. Y ya se ha dicho: se trata de obtener, turísticamente hablando, más valor y más rentabilidad social.

Aguardemos, pues, los balances de otras fuentes y otras perspectivas.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario