FIRMAS Joaquín 'Quino' Hernández

OPINIÓN | El bar de Pepe | Tele Maratón Solidario (Bussines Show) | Joaquín Hernández

Bobby Deglané, a la derecha | Foto: Lieutenganger

Que nadie me venga con el rollo de que soy un tipo insolidario, porque de solidaridad voy sobrado durante toda mi vida y eso es cosa que no tengo por qué demostrar a nadie, porque la solidaridad se siente dentro y se hace sin gestos a la galería en donde esperan bufoneros para aplaudirte, mientras das vueltas al ruedo y te gritan ¡¡torero, torero, torero!!

Estando en Mauritania  vi llegar una larga caravana, compuesta de más de 7 camiones y un par de todo terreno con altavoces y música a todo volumen, anunciando que la ONG Mundo Solidario llegaba al territorio africano para traer ayuda humanitaria de Cataluña a sus “hermanos” del África subsahariana. Aquel día me acordé del Circo Price cuando llegaba a cualquier pueblo de España.

Los niños iban detrás de los camiones cargados con cientos de Kg de comidas enlatadas, medicamentos y ropas, a los que los cooperantes tiraban caramelos y chocolatinas caducadas y medio derretidas por el calor ambiental (+40º) que provocaron más de una gastroenteritis, con diarreas y vómitos en los pequeños saharauis.

Desde luego si fue un buen día para que actuasen las guerrillas terroristas de Alquaeda en el Magreb que no dudo en secuestrar el último camión del convoy con sus 4 cooperantes incluidos. El final de la película la conocemos todos, ella embarazada por no se sabe cuántos “guerrilleros” y un pago de 5 millones de dólares como rescate de los “sacrificados voluntario “catalanes. El resto es también muy conocido; la mayor parte de los enlatados fueron la comida de perros y camellos ya que están habituados a otra clase de dietas alimenticias.

Boby Deglané, el maestro chileno de la locución y creador en España del latín show solidario, organizó el primer maratón solidario para ayudar a los damnificados por el desbordamiento del arroyo Tamarguillo que dejó a miles de sevillanos sin hogar.  No se había cumplido un mes desde la catástrofe cuando los sevillanos salían a la calle para recibir a la caravana de la Operación Clavel. Así se bautizó la iniciativa que tuvo como principal mantenedor al locutor radiofónico.

Boby Deglané, desde el Auditorio de Radio España en Madrid, organizó maratones de radio para captar fondos y ayudas para los damnificados de Sevilla. Después le imitaron muchísimos más entre ellos, el más famoso, Alberto Oliveras con “ustedes son formidables”.

En una entrevista que hice a  Berlanga me comentaba que aquel evento “solidario” habría servido para preparar el guión de Placido, película que plasma la cruel realidad de unos personajes implicados en una cena navideña con la compañía de un indigente bajo la campaña mediática de la dictadura franquista,  “ponga un pobre en su mesa en esta Navidad”.

He promovido campañas de implicación de los ciudadanos en los problemas de los que menos tienen, sin protagonismos, sin publicidad, con alevosía y premeditación y con un rotundo éxito. La recogida de alimentos para ayudar a los que afectados por políticas absurdas, el despilfarro y la corrupción política generalizada que los ha dejado en la más absoluta miseria, no debe convertirse en un show como lo era la recogida de “juguetes para los niños pobres” que servía para que el abuelito o la mama llevaran al niño con el juguetito de Galerías Preciados y con las cámaras de TVE grabando la gracia del pequeño que “solidario” entregaba un juguetito para sus amiguitos los niños pobres, inmortalizando el “evento” las cámaras réflex y los tomavistas súper 8 de los papás y mamás presentes en el acto. Aprovechado por multitud de empresas que se anunciaban gratuitamente demostrando su aportación al evento.

Desconfío de las oscuras intenciones de aquellos que se aprovechan del mal ajeno para, en nombre de la solidaridad, usar toda la parafernalia mediática en pro de ayudar a los más desfavorecidos de nuestra sociedad. Utilizar la sensibilidad del pueblo en una especie de Show business maratoniano me parece de lo más indecente aunque el fin justifique los medios.

La solidaridad es silenciosa y callada, sumisa a los deseos del necesitado y la mayor parte de las veces  sacrificada.

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario