FIRMAS Francisco Pomares

OPINIÓN | A Babor | Más dinero | Francisco Pomares

Hay un viejo axioma que establece que todo lo que está mal puede empeorar. Y es cierto. Pero también hay muchísima gente que cree que todo lo que está mal puede mejorar si se dedica el dinero suficiente a hacer que las cosas mejoren. Hay quien cree que la inversión realizada por el Gobierno de Canarias en materia de Educación es la que explica los malos resultados de esta región en el informe Pisa, sobre Educación en Europa. Es cierto que los escolares canarios están a la cola de los españoles en disciplinas claves como Ciencias o Matemáticas. Y que la inversión per cápita de las islas en Educación es inferior al cuatro por ciento del PIB, cuando la propia ley canaria establece que debe ser -como poco- del cinco por ciento. También es cierto que el actual Gobierno se ha comprometido a que el gasto educativo alcance esa cifra del 5 por ciento del PIB en 2022, y eso supondrá sin duda una mejora de las condiciones de los docentes y -muy probablemente- del conjunto de la Educación en las islas.

Pero que estemos a la cola no es sólo una cuestión de dinero. De hecho, si se contempla la inversión media por alumno en Canarias, no estamos a la cola, hay otras seis comunidades que gastan menos que nosotros por alumno -Valencia, Cataluña, Andalucía, Murcia, Castilla-La Mancha y Madrid- y sin embargo todas ellas obtienen mejores resultados en Ciencias y Matemáticas, de acuerdo con los datos del informe Pisa. De las 17 regiones españolas, Canarias se sitúa en el puesto siete por abajo, es decir, cerca de la mitad. La diferencia de gasto por alumno con otras regiones es significativa: gastamos 5.500 euros anuales por alumno, mil más que Madrid, que obtiene 17 puntos más que nosotros en Ciencias, y 26 más en Matemáticas, y eso que los escolares de Madrid han bajado el último año 20 puntos en ambas materias.

El informe PISA, como todos los informes, no es verdad revelada y sagrada, sino un análisis de tendencias, a veces cuestionado, pero sin duda útil, si no lo convertimos en una suerte de medidor del fracaso ajeno. Y lo más importante que revela el informe Pisa, a mi juicio, es que no se trata sólo de dedicar más dinero a Educación, sino de actuar sobre las causas que determinan que Canarias tenga índices socioeconómicos y culturales muy por debajo de la media española. Para entender por qué nuestros niños están menos preparados que otros, más importante que contar el dinero que se dedica a formarlos, es fijarse en el nivel educativo de padres y madres, el acceso a libros en los domicilios familiares, el uso de los dispositivos digitales más allá del ocio o la preocupación de las familias por la educación de sus hijos.

El dinero que se gaste el Gobierno en Educación es muy importante, pero no es la clave de este problema. Y además, el dinero es limitado? Hay muchos problemas que necesitan de más recursos: las pensiones, el desempleo, los servicios sociales, la sanidad, las personas dependientes, el cambio climático, la violencia machista, las infraestructuras, el comercio, los emprendedores, mejorar las retribuciones de los empleados públicos, los incentivos agrarios, la seguridad, y todo lo demás: desde el transporte de mercancías hasta el turismo, desde la mejora de la calidad de la televisión pública hasta el fomento de la creatividad artística. Resulta fascinante la despreocupación con la que se habla hoy de invertir más dinero en todo. Porque lo que no dice nadie es quien paga la fiesta.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario