FIRMAS Joaquín 'Quino' Hernández

OPINIÓN | El bar de Pepe | Carta abierta a Dª Teresa Cruz Oval, Consejera de Sanidad del Gobierno de Canarias | Joaquín Hernández

Excma. Señora:

Acabo de leer esta noticia y como buen contribuyente  y usuario de la sanidad pública me apresuro, al objeto de ahorrar dinero en “estudios de razones” del por qué tenemos las listas de espera más altas de la  salud de los canarios me apresuro a darle información al respecto, la noticia es la siguiente:

“La consejera de Sanidad del Gobierno de Canarias, Teresa Cruz Oval, ha anunciado este martes que el Consejo de Gobierno aprobará en enero el decreto que regula la publicación de las listas de espera con carácter mensual.”

En un desayuno informativo, ha apuntado que Canarias tiene la lista de espera más alta de España, con una media de 147 días, y ahora se trabaja en lograr el acceso único y en conocer las «razones» de por qué una persona está en lista de espera.”

Doña Teresa, esta noticia, si no fuera por la gravedad del tema, es para mearse de la risa. Primero porque miente descaradamente al promediar y así minusvalorar el problema dejando zanjado el tiempo de espera en 147 días.

Y segundo, porque este tipo de mentira, cochina y obtusa, cuando se trata de la sanidad pública, se convierte en un grave atentado contra las expectativas de las decenas de miles de enfermos y habitantes de estas mal llamadas islas “afortunadas”

Porque, verá Sra. Consejera, la sanidad pública en canarias ha sido la gran puta, la prostituta ideal de “todos” los gobiernos que han pasado por la comunidad canaria a favor de la sanidad privada concertada. Los buitres carroñeros de las organizaciones sanitarias privadas viven a expensas de la sanidad pública, tanto es así que del presupuesto total para sufragar la salud de los canarios, más de un 38,5% se destina a hospitales y clínicas privadas, situándonos en la cuarta comunidad del Estado con mayor gasto en este concepto, o sea unos 1.500 millones de euros destinamos a este concepto.

Le voy hacer un favor, Dª Teresa Cruz Oval consejera de la cosa. A ver si me lee y toma nota.

En este sentido me he puesto en contacto con un doctor en medicina, ex especialista de la Residencia Sanitaria y Hospital Universitario La Candelaria y le he pedido su opinión sobre la sanidad canaria y sus problemas. Transcribo íntegramente sus palabras.

Lean que, créanme, no tienen desperdicio:

«Lo que está pasando en la sanidad canaria es una vergüenza. Que den cita para oftalmología para dentro de un año es tercermundista, pero en estos momentos como esa hay muchas listas de espera de consultas. Si a eso le sumas las listas de espera para hacerte un TAC o una ecografía tienes que esperar varios meses y hay algunas pruebas que pueden tener que esperar hasta 6 meses o más. Todo esto hace que, si un paciente no tiene enchufes o dinero, pueden tardar más de un año en diagnosticar tu problema. Esta situación obliga a los médicos a que si sospechas de una enfermedad será ingresarlo para hacer un estudio más rápido, cosa que ya no se hace en ninguna sanidad moderna, y por supuesto lleva al colapso las camas del hospital y de urgencias. Las listas de espera quirúrgicas, que han reconocido, son de las mayores de España, y eso que las falsean porque si sumas todos los pacientes de consultas y pruebas complementarias serían mucho mayores. Un truco que, estos inútiles, están utilizando es cerrar consultas quirúrgicas para que no le entren más pacientes, “ojos que no ven, corazón que no siente”. Pero en estos momentos La Candelaria está llevada por un grupo de ineptos, así que todo es posible. Yo me pregunto ¿hacia dónde han ido a parar los fondos que han llegado del estado? Porque lo que es verdad es que no se está contratando personal y el material del hospital está obsoleto, aparatos descatalogados y que no se cambian. No hay plan estratégico, se gasta el dinero a lo loco y sin sentido y siempre al mismo sitio: dinero para la privada.  Lo que está pasó con Clavijo ha sido una verdadera vergüenza, yo desde aquí cada vez que oigo noticias de Canarias es para llorar: peor sanidad, peor educación, menor renta per cápita… No es un problema de dinero, es un problema de cualificación de los gestores de la sanidad pública canaria. Te doy más datos: Los médicos en verano no se sustituyen, muchas bajas de personal no se cubren. Esto pasa en los hospitales, pero también en la atención primaria, lo que lleva a que un médico puede tener una agenda de más de 50 pacientes que, obviamente, no puede atender bien, porque el personal sanitario también es humano y por encima de un número ya ni sabes ni lo que haces, y lo malo es que se trabaja con vidas humanas en la que el error o el retraso puede ser irreversible. Hay lista de espera hasta para ver a tu médico de familia, prueba a llamar a un centro de salud para ver, en estas fechas, para cuando te dan cita. Lo del material en los hospitales es de pena, vergüenza y rabia, se están utilizando, en algunas ocasiones, unos aparatos que ya deberían estar retirados, alguno se está utilizando hasta con fallos, el personal lo sabe, pero no hay otros, por lo que no te queda otra que tirar con esos. Luego estos patanes están planeando gastar un millón de euros en comprar ecógrafos para los centros de salud, y digo yo: ¿Cuándo piensan que los médicos de familia, con más de 50 pacientes en agenda, hagan ecografías? ¿Quién les va a dar formación? Al final lo que pasa es que se gasta el millón de euros y los ecógrafos acaban en los almacenes, al igual que ocurrió con los espirómetros. Existen mil necesidades y vitales para gastar un millón de euros, ¿Quién gana con este gasto? ¿Qué empresa de ecógrafos se lleva el millón de euros? ¿Por qué no se potencian los hospitales del Norte y del Sur que están funcionando más como geriátricos? El del norte es aún peor, la gente de Icod ya no quiere ni ir. ¿Quién gana con esos hospitales vayan muriendo poco a poco? Abrir lo abrieron, hicieron las fotos, pero no los dotaron de personal ni de material.»

 

Excma. Señora Consejera ¿tienes usted suficientes “razones”? Por si le falta alguna, pruebe a leer la lista de profesionales de la medicina pública que trabajan, también, para la sanidad privada, es posible que saque conclusiones y “razonamientos” de donde está la raíz del problema, la pregunta del millón es ¿además de las sociedades anónimas propietarias de clínicas y hospitales privados concertados, a quienes les beneficie el trasvase de pacientes de la sanidad pública a la privada?

Espero que tome nota y créame que por mi salud y la de mi familia, amigos, conocidos, colegas, vecinos, etc. etc., le deseo lo mejor y que su paso por la Consejería de Sanidad nos deje un recuerdo feliz.

Atentamente:

Joaquín Hernández

 

 

P.D.: Una señora mayor, de Icod de los Vinos, sangrando el pulmón, por culpa de la demora en la cita y las listas de espera para neumología va a un neumólogo privado con el coste que ello supone a una pensionista. La remiten a su centro del salud con un diagnóstico de lesión grave en el pulmón para que se le realice a la mayor brevedad un escáner. Le dan cita para el 28 de enero del 2020. O sea, lo más probable es que se muera antes de hacerle la prueba médica, pero en el mejor de los casos si se trata de un cáncer donde el tiempo es fundamental, esta mujer es la crónica de una muerte anunciada. Quizás es una de las múltiples muertes que esperamos para reducir las macabras «listas de espera»

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario