FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Destinos turísticos inteligentes | Salvador García Llanos

Reyes Maroto

Reyes Maroto, ministra de Industria, Comercio y Turismo en funciones: “El turismo español debe afianzar su posición a la vanguardia de la inteligencia turística que, al fin y al cabo, es sinónimo de mayor accesibilidad y sostenibilidad”.

Lo dijo en Benidorm (Alicante), sede del Digital Tourist 2019, la cita durante la que se debatió, ni más ni menos, cuál es el escenario y cuáles son los retos y las oportunidades que se barruntan a medida que avanza el desarrollo de los destinos turísticos inteligentes, los cuales habrán de responder a las necesidades “de un turista conectado veinticuatro horas”, esto es, pendiente permanentemente de tener que atender demandas o resolver contingencias en cualquier momento.

Es decir, la digitalización se impone -alcaldes, consejeros y responsables de competencias turísticas deben ser conscientes de ello- y ha de traducirse en una mayor productividad y competitividad. Lo saben bien en la ciudad alicantina, considerada un ejemplo de cómo plantear y desarrollar el proceso de transformación de una ciudad en un destino turístico inteligente. Benidorm fue la primera, en efecto, en acceder a la certificación de Destino Turístico Inteligente (DTI). Su alcalde, Toni Pérez, lo tiene claro: “Es apostar por competir e ir un paso por delante gracias a las novedades tecnológicas, que permiten anticipar las necesidades de turistas y residentes para mejorar su calidad de vida y su experiencia turística”.

La aspiración, entonces, es hacer de España el primer destino turístico digital del mundo. No solo las administraciones deben estar preparadas: el desafío es para el sector privado que ha de hacer de la gestión basada en la inteligencia de datos un factor de gestión cotidiano orientado no solo a una mayor eficiencia en el rendimiento de empresas y establecimientos sino también a una personalización de la experiencia de cada turista.

Pero tal aspiración solo se verá satisfecha si la innovación o la digitalización llega a todo el territorio. En ese sentido, se trata de extender las opciones no solo en los destinos turísticos consolidados sino también en aquellas ciudades o municipios que, aún siendo pequeños o de recursos más limitados, están haciendo un esfuerzo por abrirse al turismo, cualificar su oferta o ampliar su abanico de posibilidades de desarrollo. La Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) ya ha manifestado su voluntad de poner en marcha una Red de Destinos Turísticos Inteligentes: cree que ha llegado la hora de profundizar en la innovación para impulsar proyectos propios relacionados con la materia, como son su Central de Contratación o la Compra Pública de Innovación.

Se trata, en fin, de avanzar y de unificar esfuerzos para que España siga siendo una potencia turística, capaz de mejorar sus índices competitivos y de convertirse en un destino global con una oferta variadísima en todos los órdenes y confiable desde su condición de inteligente, sostenible y accesible en el que convivan nativos y visitantes a la altura de las exigencias de la sociedad de nuestros días.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario