FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Erradicar la pobreza | Salvador García Llanos

No hay duda a partir de todos los informes técnicos: la pobreza es un factor de alto riesgo en la salud de los canarios. Junto a la obesidad y la diabetes, es la tercera causa generadora de la mayor tasa de mortalidad de los canarios. Y es que nuestra comunidad encabeza los índices de pobreza, obsesidad y diabetes en nuestro país y en el entorno europeo. El asunto entraña la suficiente gravedad como para que los agentes sociales y las administraciones públicas le dediquen la necesaria atención. Este dato, que el Gobierno de Canarias dedique el veinticinco por ciento del presupuesto de Sanidad (tres mil millones de euros en números redondos) en diabetes y sus complicaciones, es ilustrativo.

Pero centrémonos en la pobreza, conscientes de que poner fin a la misma es uno de los principales desafíos que ha de afrontar la sociedad de nuestros días. De hecho, recordemos que el primero de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), aprobados por la Organización de Naciones Unidas (ONU), es, precisamente, erradicarla pues lo considera un problema de derechos humanos. Y es que la pobreza trasciende la falta de recursos o ingresos para garantizar unos medios de vida sostenibles.

Evidentemente, no resulta fácil afrontar lo que es todo un reto. Hay que luchar contra el hambre, la malnutrición, la carencia de una vivienda digna y el acceso básico a la educación o la salud, englobando este último concepto una formación limitada, el desinterés o el descuido de las personas y sus entornos familiares. Está claro que los niveles serán diferentes en territorios, según los niveles socioculturales o de desarrollo; pero todos los elementos convergen en que se hace necesaria, cada vez más, una cultura preventiva. Curar resulta mucho más difícil.

El caso es que varios testimonios coinciden en señalar que en España la pobreza extrema está superada. Pero siguen existiendo graves problemas como lo prueban los periódicos informes de distintas entidades que calculan y establecen los umbrales correspondientes. La infancia es el sector de población más afectado. Y eso que la atención es imperativa, según subraya el Alto Comisionado para la Agenda 2030. Pero que más del veintiuno por ciento de la población española viva por debajo del umbral nacional o que los hogares con menores de dieciocho años sufran mayor riesgo de exclusión que el promedio nacional son indicadores de que el problema es grave.

Por eso, la primera de las metas de los ODS es acabar con la pobreza extrema para todas las personas en el mundo, actualmente calculada por un ingreso por persona inferior a 1,25 dólares americanos al día. Para ello es indispensable poner en práctica, a escala nacional, sistemas y medidas apropiadas de protección social para todos, incluidos niveles mínimos, de modo que en 2030 sea posible lograr una amplia cobertura de los pobres y vulnerables.

Para llegar a esas metas, explicita la ONU, hay que garantizar una movilización importante de recursos procedentes de diversas fuentes, incluida la mejora de la cooperación para el desarrollo, ya que se trata de proporcionar medios suficientes y previsibles a los países en desarrollo, especialmente los menos adelantados, a través de la implementación y aplicación de políticas y programas encaminadas a poner fin a la pobreza en todas sus dimensiones.

Por cierto, luego está el papel de los gobiernos y los poderes locales que habrán de trabajar de forma coordinada para garantizar el cumplimiento de las medidas que se establezcan. Ya se ha encargado la Federación Española de Municipios (FEMP) de recordarlo. Y los problemas detectados en Canarias, ya apuntados, son el ejemplo. De nuevo, aquella premisa, piensa global y actúa local, cobra relevancia y se convierte en uno de los pilares para afrontar todo lo que hay preparar con tal de alcanzar ese objetivo: erradicar la pobreza.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario