FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Contracción turística | Salvador García Llanos

Cuando parecía que el impacto de la quiebra de ‘Thomas Cook’ era menos perjudicial de lo esperado y después de que las administraciones públicas ofrecieran una diligente respuesta que satisfizo al sector privado, los datos que se han conocido del Observatorio Regional España, elaborado por el departamento de investigación del BBVA, tiñen de preocupación el panorama turístico, especialmente en Canarias que, junto con Islas Baleares, será la comunidad que menos crezca en 2020. La conclusión del informe es que la caída del turismo europeo reduce el crecimiento de la productividad económica.

Esta última entrega del informe del BBVA, correspondiente al cuarto trimestre del año, disminuye las previsiones de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB), que pasan del 2,6 % de 2018 al 1,9 % de este año y al 1,6 % del venidero. Se apunta un menor crecimiento generalizado en todas las comunidades autónomas. Bien es verdad que esta contracción no resulta homogénea: las regiones del norte peninsular y Canarias son las que experimentan la mayor ralentización de la actividad y, como consecuencia, los mayores ajustes a la baja. Los últimos datos disponibles referidos al segundo y tercer trimestre, muestran que la desaceleración de la actividad estaría siendo más acusada en Canarias, el País Vasco, La Rioja y en las regiones del noroeste. En el cuadro de arriba se aprecia la evolución del crecimiento del PIB.

Por lo que a Canarias concierne, se explica en el informe que una cierta debilidad del turismo y de la demanda interna motivan la desaceleración de las comunidades del sur. Entre otras causas, detalla que las exportaciones de servicios turísticos se están frenando, como consecuencia en gran parte, de la menor demanda europea, lo que está empeorando las perspectivas para las regiones insulares. Mientras, que, por el contrario, el buen tono del turismo de negocios y urbano estaría detrás del comportamiento diferencialmente favorable de Madrid.

Con respecto al turismo exterior, los datos señalan un menor avance en las pernoctaciones de extranjeros en los principales destinos españoles debido, sobre todo, a la menor demanda europea y a la consabida competencia de los países mediterráneos.

En otro apartado del informe del BBVA, se incide en las malas perspectivas para nuestra Comunidad Autónoma. En 2020, la perspectiva de un crecimiento débil en el área euro limitará el dinamismo de las comunidades más expuestas a nivel comercial y de las receptoras de turistas europeos.

La ralentización del turismo en España se debe principalmente a la falta de recuperación del sector en Canarias (tras la contracción del año pasado), a la que se añade el reciente empeoramiento de la situación en Baleares, destaca el informe.

En fin, sin incurrir en el alarmismo, la evolución y las cifras indican que se avecinan tiempos complicados. Las vacas gordas son historia y ahora falta contrastar la respuesta de la preparación para estas coyunturas menos favorables.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario