FIRMAS

OPINIÓN | El bar de Pepe | Jo sóc catalá a molta honra | Joaquín Hernández

 (Carta que me remite mi amigo Pere Prats Crosas)

Amigo Quino, desde hace muchos años nos conocemos, sabes muy bien de mis antepasados y mis raíces autenticas catalanas, jamás nos hemos mezclado con nadie que no sea catalana de “pura cepa”. Sin embargo no ha sido un cuestión racista, para nada lo ha sido, nuestra sangre es igual de roja como la de todos los humanos, nuestra inteligencia nada tiene de superior a la media de los mortales, lo que si ha ocurrido es que hemos defendido nuestra identidad como pueblo, nuestra idiosincrasia a toda costa.

En los tiempos de la dictadura franquista, cuando aquellos oscuros personajes del fascismo español entraron, con la bandera del águila real y el yugo y las flechas, por la Diagonal mi familia dio ejemplo de cordura y en lugar de hacer una oposición de cloacas, de intrigas y lucha clandestina, lo que hicieron fue plantear el dialogo como única forma de  “seny” en medio de tanta locura colectiva.

Pronto las autoridades fascistas, gobernador civil y capitán general de Cataluña se dieron cuenta que nuestra lengua, nuestra cultura, nuestros grandes filósofos, literatos, artistas, nuestra manera de emprender y entender el estado del bienestar, pese a estar muy en contra de los “postulados” del Movimiento Nacional, de la Junta Ofensiva Nacional Sindicalista (JONS) significaba un plus añadido la “gloria de España. Para todos los españoles incluidos vascos y catalanes, la represión del régimen fue brutal en los años 1940 a 1960.

Pudimos y lo hicimos, Cataluña fue un ejemplo de generosidad para todos los españoles, te consta de la amistad y el respeto que se tenían nuestros padres, tu padre andaluz y tu madre canaria y los míos catalanes de Rupit y de Pruit, incluso la gran amistad entre tu padre, policía armado y el mio empresario textil.

Cuando llegó la democracia y con ella el estado de las autonomías todos vimos la oportunidad de una mejor gestión de nuestros recursos, trasladar las competencias de la administración central al gobierno de la Generalitat con nuestro Honorable Tarradellas al frente, nos pareció algo que siempre estuvimos esperando. Tarradellas dijo mantuvo que España necesitaba a Cataluña como Cataluña necesitaba de España, para el Honorable no existía otra cuestión, todo lo demás ya en los años 80 del siglo pasado lo veía utópico y sin sentido.

Nosotros pertenecemos a de ese porcentaje silencioso de catalanes y residentes en Cataluña que están a favor de la unión de los pueblos.

Nosotros siempre creído que el futuro de todos los    países que componen la Unión Europea sería dejar de llamarnos españoles, ingleses, alemanes, franceses, polacos, etc., para llamarnos europeos, e incluso ciudadanos del mundo.

La humanidad tiene que acabar con las fronteras, con los muros que impiden la solución de males comunes  a todos los mortales.

En este sentido nunca hemos defendido la independencia de Cataluña, al contrario hemos defendido su mayor protagonismo entre los pueblos de Europa. Porque Cataluña, querido amigo Joaquín, siempre ha estado a la vanguardia de la solidaridad, hemos dado lecciones al mundo de pertenecer a un pueblos de gente altruista y solidaria.

En estos días aciagos que nos toca vivir empezamos a dudar de nuestra condición catalanista y expresamos nuestra repulsa, rabia y vergüenza ante los vandálicos sucesos que protagonizan una minoría de bárbaros que te aseguro no representan a la mayoría de la población catalana.

No creemos en estos individuos que hablan en nombre del pueblo catalán aun a sabiendas que ellos no representan ni al 30% de los catalanes. Estamos en contra de toda la barbarie, de todo el vandalismo que se está produciendo, hasta tal punto que estamos haciendo un frente común ante tanta locura colectiva.

Pretendemos que sea el pueblo el que decida, no los cuatro idiotas (Puigdemont, Junqueras, Torra, etc) pero que acepten como plebiscito el resultado de las urnas en unas elecciones autonómicas.

Querido amigo, nosotros, los que estamos padeciendo  la estupidez de estos descerebrados, esperamos que la tensión no llegue a la locura de ver al ejercito español patrullando por las calles de nuestra querida Catalunya ya que de ser así todos habríamos perdido la posibilidad de derrotar a los secesionistas demostrándoles que la razón de la fuerza no puede ganar a la fuerza e la razón.

Recibe para ti y los tuyos nuestro cariño de siempre.

Fdo.: Pere Prats y familia.

 

Joaquín Hernández trabajó y estudió en Barcelona, donde vivió 16 años.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario