FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Recuerdos de Oneto | Salvador García Llanos

El periodismo español está de luto. Falleció ayer, a los 77 años, José Oneto, a quien conocimos y tratamos a principios de los ochenta, cuando participó en Las cenas del Botánico, el memorable ciclo promovido y coordinado por Cuca García de Vinuesa que dedicó unos cuanto espacios al periodismo de la época.

Oneto, desde luego, fue una de las plumas sobresalientes de aquellos años de la Transición política. Dirigía un semanario de obligada referencia y lectura, Cambio 16. Aún se recuerda aquella intervención suya en una entrevista en directo con Felipe González, candidato socialista a La Moncloa, antes del resonante triunfo en octubre de 1982.

─Entonces, señor González, si no va nacionalizar la banca y el sistema eléctrico, si sus reformas políticas se van a quedar ahí, en reformas, ¿qué va a hacer usted en España?-, preguntó Oneto, ya incrédulo, al cabo de hora y media de programa.

─Que España funcione-, contestó un dominador González.

En algún encuentro informal posterior, aquí en la isla, Oneto diría que aquella pregunta y aquella respuesta fue el apuntalamiento del abrumador triunfo del candidato socialista, lo que fortalecía la ya previsible mayoría absoluta.

Nacido en Cádiz, inconfundible por el flequillo que también le hizo muy popular, hizo del periodismo su gran pasión. Sus apariciones televisivas aumentaban el interés por su estilo propio, siempre agudo, directo, con abundancia de fina ironía, razonable en el interrogatorio sin tener que enredarse en circunloquios. Así impactó aquella entrevista con el Rey Juan Carlos en 1978. Bajo su dirección, Cambio 16 llegó a vender medio millón de ejemplares.

Mediados los ochenta, pasó a dirigir el semanario Tiempo, editado por el Grupo Zeta. Ya era un colaborador habitual en destacados espacios radiofónicos y televisivos. Su ejercicio en estos medios le catapultó a la dirección de informativos de Antena 3. Consejero editorial del Grupo Zeta, participó en destacados espacios audiovisuales y ocupó un asiento en el consejo de administración del ente público Radio Televisión de Madrid (Telemadrid). Fue distinguido con el Premio Nacional de Periodismo.
Investigó a fondo el golpe de Estado del 23-F. Uno de sus libros fue el primero que se publicó sobre tan lamentable episodio diez años después de haberse producido, La noche de Tejero. Posteriormente, escribió 23F. La historia no contada, publicada en 2006.

Viajó a Canarias en varias ocasiones donde trabó amistad con destacados profesionales de la comunicación.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario