Salud Sanidad SOCIEDAD

SALUD | ¿Quién trata la dislexia?

EBFNoticias | Aitana S. | El tratamiento de la dislexia con base en los procedimientos correctos es fundamental para lograr avances en el paciente.

Dado que no existe una prueba exacta para diagnosticar esta condición y que muchos profesionales de la psicopedagogía y la neuropsicología están ligados a estos estudios es lógico que te surjan dudas sobre quién trata la dislexia, lo mejor es que un equipo multidisciplinario aborde el caso y luego cada especialista trabaje en su área.

Un logopeda, un psicólogo y un psicopedagogo darían un diagnóstico acertado y luego proceder, según la especialidad de cada uno, al tratamiento.

Un equipo multidisciplinario

Sabiendo que la dislexia es el trastorno del aprendizaje que se caracteriza por la dificultad para leer y escribir, hablemos entonces de la fase de tratamiento.

Si ya cuentas con el diagnóstico, lo mejor es que, de acuerdo a lo arrojado por el estudio, un equipo de expertos aborde el caso. La idea es que cada uno se dedique a atender lo que concierne a su especialidad.

Así como la dislexia es compleja, el tratamiento también suele serlo y por ello se necesita de la integración de múltiples especialistas en el área de la psicología y la psicopedagogía, tal como lo reseña el portal dislexiafeliz.online.

Un logopeda, por ejemplo, cuenta con conocimientos específicos en el área del aprendizaje y la enseñanza. Estos especialistas cuentan con experiencia amplia en este campo, sin restar mérito e importancia al resto de los profesionales ligados a la materia.

Sumado a esto conoce y está formado en todo lo que tiene que ver con el desarrollo cognitivo, lingüístico, motor, emocional y social y las técnicas adecuadas de lecto-escritura.

¿A quién acudir?

Como mencionamos, en principio la dislexia puede ser diagnosticada por diferentes especialistas en el área de la psicología y la psicopedagogía, pero lo más conveniente es que de acuerdo al diagnóstico se remita a un especialista en la materia o se aborde el caso a través de un equipo multidisciplinario para que cada uno aborde el área que le corresponde.

En el caso del logopeda, se trata de un profesional de la psicología, especialista en el área de aprendizaje. A lo largo de su formación universitaria recibe las herramientas específicas para abordar la dislexia.

Estos profesionales se encargan de rehabilitar las funciones comunicativas del lenguaje oral y escrito. Por ello son, generalmente, los más recomendados para llevar a cabo los tratamientos a pacientes con dislexia.

Si tienes un diagnóstico de dislexia, o si crees que tu hijo presenta esta condición, lo mejor es acudir al especialista para iniciar un tratamiento temprano.

¿Cómo la diagnóstica el médico?

En esa primera consulta serán muchas las preguntas que se harán tanto al paciente como al familiar para determinar si se está frente a un caso de dislexia.

El profesional querrá saber cómo es la relación del niño en su ambiente familiar y si existe algún cuadro anterior de dislexia:

  • Pruebas para comprobar las habilidades de lecto-escritura del paciente: Es posible que esto se base en un cuestionario que deberá responder.
  • Pruebas de visión, de audición y pruebas neurológicas: Estas pruebas son importantes y no se deben dejar de lado, porque a través de ellas se determinan si realmente se trata de esta condición o existe algún otro trastorno del aprendizaje.
  • Análisis psicológico: El médico también realizará este tipo de análisis, con algunas preguntas y ejercicios. Aunque no lo creas la ansiedad, el estrés, el entorno e incluso las agresiones pueden también causar dificultades en el niño a la hora involucrarse en su entorno o para desarrollar sus habilidades de aprendizaje. Muchas veces no necesariamente es dislexia, de allí la importancia de que un especialista realice el diagnóstico.
  • Pruebas de lectura y otras habilidades: En esta fase se somete a evaluación la habilidad que tiene el niño en la lectura, si tiende a omitir o a intercambiar palabras.

Una vez que se cumplan todas estas fases, el médico especialista hará un diagnóstico. Determinará si realmente se está frente a un caso de trastorno del aprendizaje y comenzará el tratamiento o remitirá al especialista más adecuado, esto según lo que arroje la evaluación.

Si tu hijo es diagnosticado con dislexia no te frustres ni sientas que esta condición lo limitará. Tu hijo tiene las mismas oportunidades que otros niños y puede desarrollar grandes habilidades si cuenta con tu apoyo y con el tratamiento médico adecuado.

¿La dislexia se cura?

No, no hay un tratamiento específico para corregir este trastorno del aprendizaje, pero sí existen técnicas profesionales que ayudan a sobrellevar la condición y mejorar las habilidades de lecto-escritura del paciente.

De ello se encargan los profesionales en la materia. Pero debes tener paciencia, porque no hay fórmulas mágicas. Los resultados no se alcanzan de la noche a la mañana. Desde luego que se pueden alcanzar increíbles resultados que ayudarán al niño a relacionarse mejor con su entorno y ambiente escolar.

El diagnóstico y el tratamiento temprano son fundamentales para obtener los mejores resultados.

Atento a las señales

¿Sospechas que tu hijo tiene dislexia?, debes estar atento a las señales o acudir a un profesional en la materia para que diagnostique la condición de manera temprana.

Si tu hijo presenta las siguientes conductas, puede ser una señal de dislexia:

  • Tiene dificultades para reconocer los sonidos que rimen.
  • Le resulta difícil reconocer las letras y asociarlas con el sonido.
  • No reconoce palabras familiares y olvida fácilmente las que ha aprendido.
  • Se confunde con los problemas matemáticos.
  • Tiene muchas faltas de ortografía, esto aplica ya para los niños en educación media
  • Su nivel de lectura no es acorde a su etapa escolar. Suele omitir las palabras cortas cuando lee.
Compañero de por vida

Recuerda que la dislexia es una condición de por vida. Sí, tanto tú como tu hijo, tendrán que aprender a vivir con ella. Pero no te asustes, un buen tratamiento logra grandes avances en los pacientes y que puedan desarrollarse sin problemas en los distintos ámbitos de la vida.

La dislexia no tiene nada que ver con la inteligencia de los niños, es decir no se es más o menos inteligente si se tiene esta condición, se trata más bien de un trastorno del aprendizaje.

Es por ello que debes formarte como padre para abordar de mejor manera el caso. La dislexia puede traer consecuencias emocionales, es decir si no se diagnóstica y erróneamente se asocia con la inteligencia del niño, este puede sentirse mal, desarrollar baja autoestima y aislarse.

Es por ello que los padres y los docentes cumplen un papel importante en el tratamiento. No se trata solo de los especialistas en la materia, el entorno del niño también debe formarse para llevar de la mejor manera posible estos casos.

Entonces debe quedar claro que aunque esta condición afecta el aprendizaje no afecta la inteligencia. Hay muchos grandes personajes de la historia: políticos, empresarios, artistas, que han llegado muy lejos en sus carreras teniendo dislexia.

Lo que abarca el tratamiento

Los métodos de aprendizaje multisensoriales son los más aplicados por los especialistas para ayudar a los pacientes con dislexia.

Estas técnicas están caracterizadas por ejercicios que involucran los cinco sentidos. Suelen ser prácticas muy dinámicas que además ayudan a que el niño se involucre de una mejor manera y se relacione positivamente con el entorno.

Estas técnicas que utilizan la visión, la audición y el tacto están dirigidas a mejorar las habilidades de lectura. La idea es ayudar al niño a utilizar sus cinco sentidos en el proceso de aprendizaje. Los objetivos a alcanzar son los siguientes:

  • Ayudar al niño a reconocer los sonidos más cortos que componen palabras.
  • Comprender mejor lo que lee.
  • Entender que las letras y las cadenas de letras componen sonidos.
  • Construir un vocabulario con las palabras que reconoce y comprende.
  • Mejorar la fluidez y la precisión de la lectura en voz alta.

Aunque muchas veces este trastorno del aprendizaje puede ser frustrante, no impide que quien lo padece tenga una vida próspera y exitosa.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario