FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Reencuentro con Borbolla | Salvador García Llanos

Afortunado reencuentro con Jesús Gutiérrez Delgado, popularmente conocido por Borbolla, el exterior de la boutique de su propiedad en las cercanías del refugio pesquero del Puerto de la Cruz. Meses sin bajar desde su Villa natal pero ya felizmente recuperado de una operación en la rótula derecha, se ayuda con un bastón pero sigue conservando el mismo ánimo y el mismo talante que le caracterizaron mientras se dedicaba a sus ocupaciones o mientras hablaba de la evolución del turismo y de fútbol.

Borbolla pregunta y pregunta. Un nonagenario que conserva la memoria y que desvela los secretos de su convalecencia: frotarse la rodilla con agua salada que sus descendientes le suben embotellada y con una piedra del muelle. Es admirable. En vísperas del Celta-Real Madrid televisado del sábado, la conversación discurrió amena, evocando episodios y personajes, lamentando los fallecimientos.
Borbolla, precisamente, fichó y jugó en el club vigués en la temporada 1949-50. Jugaba de extremo derecha, demarcación para la que fue descubierto por Chano Hernández Lorenzo, después de figurar como portero suplente en el Orotava F.C. Cuentan quienes le vieron jugar que era velócísimo y tenía facilidad para desbordar. Militó también el C.D. Norte, un proyecto futbolístico de la época para afrontar mayores empresas deportivas y competir con los equipos capitalinos de mayor potencial.
Su aventura gallega se completó con el paso por el Lucense y el Rácing de Ferrol, desde el que retornó a Tenerife ya para dejar la práctica del fútbol. Perteneció a una de las directivas del C.D. Tenerife que presidía el industrial José López Gómez, a quien le unía una gran amistad. López siempre tuvo en cuenta el criterio de Borbolla cuando se trataba de incorporar a algún jugador de los equipos territoriales.

Pues ya recuperado, será un placer volver a conversar desde la privilegiada localización del establecimiento de su propiedad, frente al Atlántico que sube y baja para dar identidad al Puerto que bulle a lo largo de todo el año. El fresco de aquel corner gratifica a cualquier hora. Jesús Borbolla no lo dice pero otro secreto de su juventud es, precisamente, el aire del muelle portuense. Que aproveche.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario