FIRMAS

OPINIÓN | ERTE, 30 años de solidaridad y lucha por la prevención de la enfermedad | Corviniano Clavijo

De todas las enfermedades crónicas altamente incapacitantes que amenazan nuestra salud, la insuficiencia renal castiga de forma desproporcionada a los canarios. De eso sabemos mucho en Enfermos Renales de Tenerife – ERTE, y de eso sabía también mucho mi padre, Rafael Clavijo García

Este año 2019 se cumplen treinta de la creación de la Asociación Enfermos Renales de Tenerife – ERTE. En 1989, un grupo de pacientes renales constituyó la entidad a fin de cubrir aquellos aspectos de apoyo social y psicológico a los que no llegaban los servicios públicos. También querían, en solidaridad con la sociedad canaria, luchar por la prevención de la enfermedad renal (ellos, ya enfermos, preocupándose por la salud de los demás…); y promover la donación de órganos y la investigación de la enfermedad y sus tratamientos

Su esfuerzo, el estímulo que su acción supuso sobre la sociedad canaria fue un gran avance, colocó a nuestra Comunidad a la cabeza mundial en donación. Un gesto altruista que puede regalar a los distintos receptores de los órganos hasta 40/50 años de vida, e incluso más gracias a los nuevos fármacos que retrasan el rechazo del injerto. Y una decisión, la de donar, que es tomada por el familiar más cercano al donante (en respeto a su voluntad y a su memoria) en el que posiblemente sea el peor momento de su vida, el del fallecimiento de nuestro más cercano ser querido. Decir que sí a la vida en las mismas narices de la muerte. ¿Hay algo que pueda hacernos mejores?

Para lograr un objetivo tan satisfactorio, hemos seguido un duro y largo camino. Las cifras nos acompañan y nos estimulan, y la labor de los profesionales sanitarios y su implicación en esta lucha refuerzan nuestro espíritu. Pero es aún mucho lo que queda por hacer. La incidencia de la enfermedad renal en Canarias es muy superior a la que tiene en el resto de España. Y es especialmente doloroso saber que más de la mitad de nuestros paisanos que llenan a diario las salas de diálisis no deberían estar allí. Han enfermado por descuidar su presión, por no controlar sus nivelas de glucosa en sangre, por el sobrepeso, por la mala alimentación, por el sedentarismo. Y la enfermedad es irreversible. Los tratamientos que se reciben en Canarias son punteros en el mundo, pero algo está fallando estrepitosamente en la prevención. Necesitamos una mayor implicación de la sociedad y de las Administraciones Públicas en este campo pues debemos conseguir una sociedad sana no gracias a los fármacos y los tratamientos, sino gracias a la prevención. Una sociedad que no enferma, o mejor dicho, que enferma sólo por causas inevitables.

También este año hace 20 de la muerte de mi padre, Rafael Clavijo García. Estuvo entre los pacientes que crearon ERTE, y fue además el segundo de su Presidentes. Siguiendo su ejemplo, y avanzando juntos todos los canarios por un futuro común y mejor, podemos decir que sí, que llegado el momento nos fallarán los riñones, aunque cada vez menos; pero de lo que vamos sobrados es de corazón, alma y cerebro para seguir en esta lucha.

¡¡Gracias de corazón!!

Corviniano Clavijo

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario