FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | La casa de Agustín Espinosa: Una argumentada reivindicación | Salvador García Llanos

“De las casas del escritor Agustín Espinosa” tituló Germán Rodríguez Cabrera (Los Realejos, 1981), licenciado en Historia del Arte por la Universidad de La Laguna y empresario, premio de investigación ‘Viera y Clavijo’ en 2005, su muy argumentada reivindicación del patrimonio de la familia del eximio autor (1897-1939), justo en el año que se conmemora el ochenta aniversario de su fallecimiento. El Gobierno autonómico, recordemos, dedicó el Día de las Letras Canarias a Espinosa.

El año de Espinosa o el año espinosiano, como gusta decir a algunos, encontró eco en las conferencias de historia local que promueve el Instituto de Estudios Hispánicos de Canarias (IEHC), incluidas en el programa de las popularmente conocidas como Fiestas de Julio. El salón de plenos del Ayuntamiento portuense acogió la interesante disertación de Rodríguez quien, desde 2008, viene ocupándose de las casas de personalidades insulares. Citó, en ese sentido, la casa de los Estévanez, en la curva de Gracia, que permanece cerrada, un ejemplo, entre otros, del celo de los arquitectos para dejar su sello personal cuando afrontan proyectos de reedificación o restauración.

Rodríguez se comprometió a lanzar su mensaje proactivo a propósito de la intención de comprar la casa del sabio realejero, José de Viera y Clavijo, la casa del centenario. El alcalde del Puerto de la Cruz, Marco Antonio González, presente en la conferencia, también quedó advertido con el inmueble de la familia Iriarte, en la calle San Juan: “Hay que recuperarla -dijo- porque la importancia de varios componentes es indiscutible”.

Los Espinosa, burgueses entre dos pueblos, disponían de una casa comercial en la segunda mitad de los años sesenta del siglo XIX y perdura hasta la segunda década del XX. A partir de ahí, fue desmenuzando los orígenes de la actividad mercantil de la familia. “Era el suyo un comercio abierto de amplio repertorio”, detalló. Lo desarrolló en la Casa Espinosa, luego de Reid, ahora desparecida. Era un edificio emplazado en la calle Iriarte, antes Venus. Fue vendido en los años 1965-66 a una firma constructora que la derriba. El desarrollismo se la llevó por delante.

Habló del patrimonio familiar, de la casa del Puerto y de las propiedades de La Gorvorana, en Los Realejos. De sus aguas se nutría el abastecimiento de la potable para todo el término municipal. Las aguas para el Puerto: lo tuvieron claro. La fuente del Burgado y los privilegios de La Gorvorana. Y también se refirió a la casa de la Cruz del Rayo, en La Vera, la casa de recreo del escritor, segundo de doce hermanos. Fue levantada entre 1908 y 1912, en un solar de la familia materna, siguiendo las pautas de un mesurado eclecticismo.

El proyecto de la casa de Los Realejos es atribuido a Antonio Martín Núñez, maestro de obras y sobrestante del Ayuntamiento portuense. Presenta soluciones propias de lo que podríamos considerar una arquitectura con algunos elementos se pueden interpretar en clave masónica. En su interior destacan el mirador acristalado y el corredor.
Ulteriormente, los hermanos Espinosa venden la propiedad al ciudadano holandés Johan W. Zwart (1903-1964). Hace reformas. De media Europa vienen tras el rastro de lo que dejó Zwart en el interior.

El historiador explicó otros pormenores sobre fotografías obtenidas hace diez años, cuando se consumó el derrumbamiento de la techumbre del comedor. El aspecto de abandono es tan desolador que una somera descripción avergonzaría. “Combatir la desmemoria con iniciativas para que repercutan en la opinión pública”, señaló Rodríguez antes de concluir con una sentida apelación: “El año espinosiano tiene que ser un año de oportunidades, entre las que debe figurar la restauración de la casa de Los Realejos de Agustín Espinosa”, dijo, recordando que entre la Tertulia de los lunes (en la localidad realejera) y las actividades del IEHC se había logrado generar un ambiente de razonable expectativa.

Quedan seis meses para que las instituciones competentes, cuya composición está recién salida de las urnas, den ejemplo de sensibilidad por el patrimonio y acometan una actuación que se corresponda con la importancia de la familia, principalmente, del escritor Agustín Espinosa.

Germán Rodríguez Cabrera no pudo ser más explícito.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario