FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | La credibilidad a partir de la calidad | Salvador García Llanos

Octava edición del Digital News Report 2019, publicado días pasados por el Reuters Institute de la Universidad de Oxford. Está considerado como la radiografía más completa de lo que ocurre en los medios de comunicación de todo el mundo. Está confeccionado a partir de setenta y cinco mil encuestas hechas entre usuarios de Internet, consumidores de información, digital o tradicional, de treinta y ocho países, entre los que se encuentra España.

Del informe se desprenden más sombras que luces. Algunos datos, a poco que se tenga una visión autocrítica, deben ser destacados para poner de relieve, una vez más, que depende de los propios periodistas cualquier intento de mejora de los productos informativos, sobre todo para ganar credibilidad, un objetivo cada vez más complicado ante fenómenos perniciosos como la desinformación cuyo impacto es cada vez más notorio. El peso creciente de las grandes compañías tecnológicas es otra causa que influye en buena medida a la hora de seguir experimentando para ‘cuadrar’ el modelo de negocio.

Pero, como decimos, la credibilidad sigue siendo asignatura pendiente. El nivel medio de confianza en los medios, según el informe de Reuters, ha descendido dos puntos porcentuales a lo largo del último año hasta situarse en el 42 % de los usuarios. Solo un 49 % de los consumidores de información afirma fiarse de aquellos medios que consultan de manera habitual. Esta caída ha sido más pronunciada en algunos países, como Francia, donde tras perder once puntos se queda en un preocupante 24 %. Los autores del estudio lo justifican por la percepción de parcialidad apreciada durante la crisis de los chalecos amarillos. En España, el 43 % de los consultados otorga un punto más de confianza que la media mundial.

La confianza global en las noticias consultadas a través de buscadores se sitúa en un 33 %, en tanto que las registradas desde las redes sociales siguen siendo bajas, apenas un 23 %. Curiosamente, el número de usuarios que estima que los medios que ofrecen noticias de último momento (62 %) hacen un buen trabajo es superior al nivel adecuado de explicación (51 %). De ahí que interesen los datos del informe relativos a las informaciones falsas o bulos: la preocupación por tal hecho sigue siendo muy elevada como lo prueba ese 85 % de Brasil o el 70 % del Reino Unido. En España, alcanza el 68 %, un punto más que en Estados Unidos, muy alejados de Alemania (38 %) y Holanda (31 %).

El estudio del Reuters Institute valora las consecuencias del auge del populismo en el consumo de información. Se deduce que las personas con esa inclinación política suelen escoger la televisión como principal fuente de información, confían más en facebook y menos en los medios que el resto de la población.

La conclusión es que los medios deben centrarse en la calidad. Hay, com o dijimos, algunos registros esperanzadores. El aumento, durante el último año, de un 26 % de lectores que se decantan claramente por los medios que consideran más fiables, en tanto que el 24 % haya dejado de consumir los de dudosa reputación, es un hecho motivador que invita al optimismo. Y otra apreciación favorable es que una proporción de lectores que paga por acceder a información es cada vez mayor y lo hace de forma recurrente. En determinados colectivos, esto es, usuarios con mayor nivel educativo, mayores ingresos y mayor interés por la información, se ha constatado inlcuso que la mitad de los usuarios que pagan lo hacen por dos o tres periódicos digitales.

En definitiva, hay que esmerarse desde dentro de la misma profesión, deje el ejercicio más cabal, para acabar con vicios y contribuir a medios y productos informativos de calidad.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario