FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Expresionismo abstracto de Bellido en Caminantes | Salvador García Llanos

Imagen: laranilla.org

Pedro Bellido Camacho (Sevilla, 1952) desvela una suerte de expresionismo abstracto en los veinticuatro lienzos pintados con acrílicos que exhibe en La Ranilla Espacio Cultural, con el título Caminantes, hasta finales del presente mes. Bellido se vino a la isla desde la capital andaluza para ser un caminante más, al que pudo la vena pictórica de formación autodidacta, muy de la mano del profesor Miguel Pérez Aguilera. En silencio, con modestia, con el valioso asesoramiento de su esposa, Marta, fue dando rienda a una auténtica vocación. Así, surgieron colecciones (El camino, Paisajes y Acrílicos) que causaron muy buena impresión en el Instituto de Estudios Hispánicos de Canarias y en la misma sala que vuelve a acoger sus quehacer artístico.

Se siente caminante y al andar madura un estilo, su pintura, con los colores que la distinguen y que le hacen disfrutar, bien con representaciones de imaginaciones propias, alineadas o menos, bien con reflejos del Teide o volcánicos de Lanzarote. En Caminantes, Pedro Bellido avanza valientemente en lugares o situaciones pictóricas en las que contrasta su evolución. Por ello confiesa que está comenzando a disfrutar más de la pintura.

Natural: el título sirve como metáfora visual sobre las travesías que todo ser humano realiza en algún momento de su existencia. Hacia un nuevo futuro o hacia un nuevo lugar. Los caminantes deambulan por los cinco continentes, esta es la gran verdad. Con frecuencia, o en su mayor parte, muy perdidos. Los de peor suerte yacen en mares cercanos o lejanos.

Bellido les rinde homenaje con abstracciones que no riñen con la impersonalización. En medio de la gama pictórica, pareciera brotar un mensaje solidario o de tributo. O mejor, un canto que reivindica el camino esforzado, el afán por alcanzar -a veces con el precio de la propia vida- la tierra de promisión, el entendimiento y la convivencia pacífica.

Es como si los Caminantes de Bellido estuvieran pidiendo una oportunidad para sortear los obstáculos de la distancia, del mar, de los desiertos y de las montañas. Sus acrílicos reflejan la madurez del camino artístico al que no ha querido renunciar, acaso porque se identifica con la recomendación del psicólogo y comunicador catalán, Xavier Guix, en el sentido que todo caminante debe avanzar ligero. Una frase suya le viene apropiada al pintor: “Hay que encontrar el propio camino y revisar de vez en cuando si se sigue siendo feliz al andar”.

En ese proceso está, seguro.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario