Canarias Medio Ambiente SOCIEDAD

MEDIO AMBIENTE | Ben Magec – Ecologistas en Acción y la Plataforma Salvar Agaete celebran la inclusión de nuevas especies marinas en el Catálogo Español de Especies Amenazadas

EBFNoticias | En el día del Medio Ambiente, se hacía oficial una buena noticia: dos especies de algas rojas de Canarias (Gelidium arbusculum) y el endemismo G. canariense y la población canaria del alga parda Cystoseira abies-marina fueron incluídas por el Ministerio en el Catálogo Español de Especies Amenazadas con la categoría «vulnerable». Por otra parte, las poblaciones de Canarias de las tres especies de angelotes (Squatina squatina, S. oculata y S. aculeata) se incluyeron en la categoría «En peligro de extinción». Además, la tortuga marina Lepidochelys olivacea se incorpora al Listado de Especies Amenazadas y el cetáceo Ziphius cavirostris, incluido anteriormente en el Listado, pasa al Catálogo con la categoría «Vulnerable».

Tanto la Cystoseira como las especies de Gelidium, así como el angelote, son especies descritas en la franja marina donde se proyecta la ampliación del muelle de Agaete, que a pesar de estar recogidas y geolocalizadas en el Banco de Biodiversidad del Gobierno de Canarias en el litoral de Agaete y en diversos estudios científicos, no fueron tenidas en cuenta con la magnitud que sería de esperar en un Estudio que tiene como objetivo inventariar todos los aspectos ambientales que puedan ser afectados por la actuación proyectada: flora, fauna, biodiversidad, agua, paisaje, etc.

Ninguna de las especies de Gelidium aparece en el Estudio, y en el caso del angelote, se llega a nombrar en el anexo como “especie potencial y presente en el ámbito de estudio”, si bien no se le dedica ni una línea en las casi 200 páginas del documento. Respecto al mujo amarillo, según el Estudio, “en la zona directamente afectada por el proyecto no ha sido
constatada la presencia de esta especie”. Sin embargo, aparece registrado en el Banco de Datos de Biodiversidad y ha sido citada en la zona recientemente, registrándose en La Red de Observadores del Medio Marino en Canarias (RedPROMAR), una herramienta del Gobierno de Canarias para el seguimiento y vigilancia de la vida marina.

Las praderas y bosques submarinos, además de configurar un paisaje que, ajeno a nuestra vista cotidiana, colorea el fondo marino, son hábitats que dan cobijo a cientos de especies de flora y fauna acompañantes. Sirven para proveer alimento y otros servicios ecosistémicos como sustrato y refugio para numerosas especies, manteniendo y potenciando la biodiversidad y ofreciendo lugares de cría para múltiples organismos. Son, además, de manera análoga a nuestros bosques en tierra, secuestradores de CO2, y proveen de materias primas y protección frente a la erosión costera.

Para la Plataforma Salvar Agaete y Ben Magec-Ecologistas en Acción la inclusión de estas especies en el Catálogo como «vulnerables» y «en peligro de extinción» y su existencia en la zona donde se pretende llevar a cabo la ampliación del muelle de Agaete es motivo suficiente para solicitar que de una vez por todas se abandone este proyecto, que cada vez se demuestra menos sostenible, tanto social como ambientalmente. Así, el incremento de la protección de las mismas debería poner freno no sólo a proyectos como el del muelle de Agaete, sino al modelo desarrollista implantado desde el Gobierno de Canarias desde hace décadas que, precisamente, ha llevado a estas especies a una situación muy delicada e incluso al borde de la extinción. Es más, el Gobierno de Canarias debería seguir los pasos del Gobierno Español aumentando la protección de especies a las cuales incluso rebajó en su momento la protección, como es el caso de la Cystoseira.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario