FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Sin preguntas, no hay cobertura | Salvador García Llanos

La conclusión es bien sencilla: sin preguntas no hay cobertura. No puede ocurrir que se convoque el acto de presentación de una candidatura electoral y los promotores no admitan preguntas de los representantes de los medios de comunicación que han acudido a la convocatoria, se supone, con la intención de dar cuenta de lo que allí ocurra. Y para eso tienen que preguntar, claro.

Pues no: algunos no quieren que se pregunte. Les resultará más cómodo. Y para eso, hay que fijar posición. ¿Qué hacer en ese caso?

Como ya se ha dado, el Colegio de Periodistas de Andalucía y la Asociación de la Prensa de Almería, con el respaldo de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), han difundido en un comunicado las medidas que se debe seguir. La primera de ellas es no acudir a ninguna convocatoria que no incluya en su formato un turno de preguntas “y denunciar cualquier caso de vulneración de la libertad de expresión, los derechos de informar y loa derechos del informador”.

Y aunque parezca una cuestión de ‘modus operandi’, esto es, solo para informadores o periodistas, hay que razonar que sin posibilidad de preguntar, nos encontramos ante un formato de “declaración”, circunstancia que debe advertirse previamente “tanto para que los periodistas valoren atenderlo o no como para que los medios de comunicación actúen en consecuencia considerándolo como información remitida por un gabinete o bien como publicidad tarifada”.

Es decir, los consumidores de información deben saber cuáles son las coordenadas de procedencia, los núcleos originarios de esa información y cómo la reciben. Por eso, en el comunicado de las organizaciones profesionales citadas se señala que cuando se den este tipo de prácticas, “los periodistas deben hacer constar en sus informaciones, y en lugar preferente, el formato y las circunstancias de cada caso, así como el texto de las preguntas que hubieran querido formular y no les fueron admitidas”.

El autor de la información puede advertir, como dato relevante para el destinatario de la misma, que “el personaje de la información no suele admitir preguntas”.

Otro supuesto que encierra su importancia: “Las notas de prensa y las imágenes facilitadas por la fuente de la información deben llegar a los ciudadanos con precisión de data, procedencia y contexto. No debe hacerse pasar como propio todo lo que sea material de la fuente”.

Tanto los periodistas andaluces como la federación nacional invitan a las empresas a suscribir estas recomendaciones y a expresar, ante los posibles casos que pudieran darse, “el apoyo a sus profesionales y a la defensa de las libertades y los derechos”.

La falta de respeto a los profesionales del periodismo que acuden a una convocatoria sin que se les permita interrogar, solo puede evitarse con una advertencia clara: que se señale en las convocatorias la disponibilidad o no a contestar las preguntas de los informadores.

Se trata de obrar en consecuencia. De ahí, la conclusión: sin preguntas, no hay cobertura.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario