FIRMAS

OPINIÓN | El bar de Pepe | Yo voto a la persona, no al partido |

El famoso video de Albiol en Badalona a puso  en entredicho los programas partidistas.

Las siglas del PP al igual que la de muchos, están bajo mínimos, igual las de Podemos por muy unidas que estén y mucho “marketing charlatán” que quiera Pablo Iglesias. Si tenemos en cuenta que entre ambas formaciones han perdido más de 100 diputados, casi un tercio de la cámara, es normal que a los candidatos elegidos por estos dos partidos apelen más al voto por su “carisma” que por su programa de partido.

La apuesta del candidato a la alcaldía se centra más en lo que “hice y voy hacer”, en lo que “puedo hacer yo” que en lo que mi partido dice que “debo hacer”.

El resultado está clarisimo y la publicidad va por ese camino, así mi amigo Pepe me dice: “yo votaré a Bérmudez, no a Coalición Canaria”, o sea parece que la gente empieza a pensar en positivo y calibrando lo que hizo en los último 4 años de gobierno, más que en el pasado hicieron sus antecesores.

El problema ya sucedió a la inversa en Andalucía, la gente quería Psoe pero no a Susana Díaz, y castigó la inoperancia de Ferráz en el tema, estoy convencido que si en lugar de la candidata a la Junta de Andalucía hubiera sido Pepa Flores, aún estarían, los socialistas, gobernando en el país de Maimonides.

La gente parece empezar hartarse de las listas cerradas, el ciudadano quiere votar asignando el voto aquel candidato que por los hechos, o por su currículum social merece la pena arriesgarse a tener como administrador de su dinero al que crean mas honesto y preparado.

“Yo voto a Bérmudez, no a Coalición Canaria”, ese criterio puede dar lugar a la reforma de la ley electoral en cuanto a listas abiertas se refiere. Personificar al candidato no es lo mismo que aceptar al garrulo, correveidile, mamarracho y trepa de turno.

Claro que esa formula no interesa a los partidos, no interesa a los lideres y mariachi partidista, imaginemos que hubiera pasado con Pablo Casado, Rivera, Iglesias, incluso Sánchez en caso de elegir al presidente del gobierno,pues igual en lugar de Pedro Sánchez hubiera ganado María Jesús Montero e Inés Arrimadas se encontraría con más votos que Albert Rivera, o la propia Ana Pastor a Pablo Casado, etc., o sea se demostraría que las primarias son un camelo logístico preparado a imagen y semejanza del candidato.

A partir de las elecciones del 26-M y sucesivas habrá un antes y un después que dará que pensar y hablar a muchos políticos, que, posiblemente, empiecen a cambiar los nombres “amigos” del Secretario de Organización y del Secretario General del partido político de turno, para pasar premiar la inteligencia y la honradez al pelotilla y gilipollas de turno.

Votar en conciencia a la persona que consideras la idónea para gobernar tu ciudad, tu comunidad, tu país no sólo es dar un voto al azar, es estar convencido de que ese es un voto útil y necesario.

Yo no voto a partidos políticos corruptos o a personajes siniestros, yo voto a quien creo se lo merece.

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario