FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Cervantinas | Salvador García Llanos

Al cabo de cuatro ediciones, lo mejor que puede decirse de las Jornadas Cervantinas de la Villa de La Orotava es que llevan camino de consolidarse. La iniciativa de la Asociación Cultural Alisios coincidió, en 2016, con la conmemoración del cuarto centenario del fallecimiento de Miguel de Cervantes Saavedra. Los promotores tenían claro que debían construir un espacio en el que intercambiar lecturas, experiencias, análisis e investigación -_en definitiva, creatividad_- en torno al célebre escritor y su obra, principalmente el Quijote. En ese espacio, se trataba de dialogar y compartir resultados, de modo que se alentase la reflexión y el debate. Desde luego, un poderoso autor y una obra potente, una de las joyas de la literatura universal (Cómo hubiera gozado la abuela maestra ─permitan la licencia─ que enseñaba a leer con las páginas de aquel libro).

Pues mañana concluye la cuarta edición que, a tenor de la programación y de las respuestas cosechadas, ha impulsado el acercamiento de la cultura a todos los públicos. El propósito de lograr una convocatoria inclusiva, se ha logrado. Poco a poco, se va configurando el gran objetivo de iniciativas que surgen y cuya continuidad depende de muchos factores, entre ellos, desde luego, la respuesta popular: ahora la población debe hacer suyas las jornadas, identificarse con ellas, con sus contenidos y hacer que cada año los programas sean más atractivos y aumenten las expectativas. Estamos, en ese sentido, ante uno de los acontecimientos culturales más importantes de Canarias. El apoyo institucional, en este caso de Cabildo y Ayuntamiento, es determinante.

Entonces, pareciera que don Quijote y Sancho cabalgaran de nuevo, un Siglo de Oro redivivo, con entremeses y todo. Los integrantes del colectivo Alisios se han esmerado: el martes 23, Día del Libro, una lectura del Quijote, prolongada durante más de diez horas en el salón noble del Ayuntamiento villero. Participaron miembros de la Fundación ONCE, entre los que se hallaba la cantante Fabiola Socas: una lección de aprendizaje sobre la superación y brillante interpretación de muchas personas con limitación visual, entre ellas, José Claudio Suárez cuyo vídeo en una red social es un auténtico oasis entre tanta majadería y tanto bulo.

Por contar, las jornadas tienen hasta himno propio, “Alisios”, compuesto en exclusiva hace unos años para esta convocatoria por el director de la Agrupación Musical Orotava, Julio Castañeda. Sonó en el concierto de la jornada inaugural que registró la intervención del escritor granadino afincado en La Orotava, José María Espinar, nominado en el certamen literario “Semana Negra de Gijón”.

Estuvo también Rafael Álvarez, “El Brujo”, tan locuaz y tan dominador en el escenario como cabe imaginar, ahora con su obra “Esquilo: nacimiento y muerte de la Tragedia”. Después, sumen: cuentacuentos, ponencias, representaciones teatrales escolares, conciertos y actuaciones corales, entre ellas la de Camerata Lacunensis de La Laguna. En la clausura, prevista para mañana sábado en la iglesia de San Agustín, tienen previsto rendir homenaje al V Centenario de la fundación del convento de San Lorenzo y de la llegada de los franciscanos a La Orotava. Será un brillante colofón, seguro, con las corales juvenil y adulta del Liceo Taoro y un recital lírico_musical de la vida de San Francisco a cargo de Adelina Carrillo y Fran Baute, acompañados al órgano, recientemente restaurado, por Juan Luis Bardón.

Las cervantinas apuntan alto. Hay que congratularse.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario