FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Cambio de ciclo en el Turismo | Salvador García Llanos

De cómo resistir al cambio de ciclo que se avecina, hablan ya en el sector turístico. En un nuevo escenario global caracterizado por el brexit, el enfriamiento de la economía y la recuperación de destinos competidores, se han encendido algunos timbres. Tras el crecimiento del 1,1 % (unos 28,8 millones) en la llegada de turistas a España en 2018, porcentaje sensiblemente inferior comparado con los años anteriores, la desaceleración es un hecho. La expansión iniciada en 2012 que propició récords estadísticos empieza a verse frenada. Empresarios y expertos convergen a la hora de señalar que los efectos se van a notar más en el ámbito receptivo que en el emisor.

Parece que este cambio de ciclo no ha pillado de sorpresa al sector turístico español cuyos principales agentes se preparan para hacer frente a sus consecuencias. Y es que muchas compañías y empresas iniciaron procesos de inversión y reposicionamiento de su oferta con el fin de estar convenientemente preparados para cuando los turistas prestados escogiesen otros destinos, hecho que podía darse y se está dando. La prueba es que el volumen de inversión hotelera en España superó el pasado año los cuatro mil ochocientos millones de euros.

El brexit inquieta sobremanera. La incertidumbre que lo envuelve, impregnada de falta de soluciones políticas, se ha ido extendiendo. Todos convienen en que se trata de una amenaza latente para el turismo. En Canarias, recordemos, uno de cada tres turistas que visitan el archipiélago procede del Reino Unido. La impresión de que para los británicos sus vacaciones pueden ser más complicadas y más costosas va ganando enteros. En efecto, si se revisan a la baja los acuerdos aéreos entre Reino Unido y la Unión Europea (UE) o si se incrementan las tasas aeroportuarias para vuelos externos al espacio aéreo europeo.

La dependencia para Canarias del mercado británico, desde luego, bajo estas circunstancias, es preocupante. Tendrían que hacer los responsables públicos y de la iniciativa privada un esfuerzo considerable para que los desplazamientos aéreos sigan siendo accesibles, sin excesivos condicionantes, y para que la relación calidad/precio siga siendo un estimulante para los receptores canarios.

Pero, bueno, todo da a entender que el cambio de ciclo ya está ahí y que podrán afrontarlo quienes se prepararon, con mayor o menor visión de futuro pero conscientes de que había que aprovechar la coyuntura favorable para hacer algo más que contar turistas o brindar por los récords estadísticos. Resistir al cambio de ciclo es ahora el objetivo.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario