Carnaval Espectáculos FIRMAS Salvador García Turismo

OPINIÓN | Apoteosis, pero menos | Salvador García Llanos

A alguien se le ocurrió colar la palabra apoteosis y desde hace unos años aparece en el programa oficial del Carnaval portuense la expresión Coso Apoteosis para anunciar el que debe ser uno de los números más potentes o llamativos. También, en alguna edición, hemos leído Coso apoteósico, este término como una adjetivación que fortalece el concepto. Se llamaba apoteosis a una ceremonia que hacían los antiguos para colocar en el pedestal de los dioses o héroes a los emperadores, emperatrices u otros mortales. Por extensión, también recibía ese nombre cuando se ensalzaba exageradamente a alguien con alabanzas y honores. La definición se resume en el momento culminante y triunfal de una cosa; en especial, parte final, brillante y muy impresionante, de un acto público o de un espectáculo.

De modo que el Carnaval del Puerto de la Cruz llega hoy al que teóricamente debería ser su acto culminante. Se escribe teóricamente porque en la práctica igual deja que desear. En las últimas ediciones, en efecto, ha perdido muchos enteros. El año pasado, sin ir más lejos, salió ya de noche y apenas lucía. Aquellas fotos e imágenes de antaño, diáfanas, radiantes, tan polícromas, ya son historia y quienes conserven archivos poseen documentos muy valiosos si el rumbo sigue siendo el mismo.

Hasta donde la memoria alcanza, empezó a hablarse de coso en la primera mitad de la década de los sesenta del pasado siglo, cuando el eufemismo de las Fiestas de Invierno salvaba absurdas censuras y el jolgorio carnavalero, tan espontáneo y creativo a la vez, iba paulatinamente adquiriendo la dimensión de espectáculo. En aquellos años se celebraba los lunes por la tarde, en las avenidas de Martiánez, con turistas en terrazas y balcones, con espectadores en los muros y sillas junto al encintado de la avenida de Colón. Circulaban espléndidas carrozas, patrocinadas por hoteles y empresas locales, algunas de las cuales recibían sus premios cuyos rótulos lucían en sus portadas o delanteras. Venía gente de todas partes de la isla. Y desfilaban agrupaciones de Santa Cruz de Tenerife.

Cuenta la leyenda que eso no gustaba mucho a las autoridades capitalinas que se quejaban de la exhibición que hacían primero o antes del coso capitalino que se celebraba en la tarde del martes, sobre todo si el evento era televisado, como ocurrió en alguna ocasión. Dicen más: que esa fue una de las razones por las que fue menguando la aportación del Carnaval santacrucero al portuense, hasta quedar prácticamente suprimida con el paso de los años. De aquellas concentraciones, siempre queda el recuerdo de la apertura del desfile: una y a veces hasta dos agrupaciones de majorettes en las que intercalaban las bandas de tambores y cornetas. Solían dejar para el final -hasta que descubrieron que si no había luz diurna quedaba muy deslucida- la carroza de la reina de la fiesta y sus damas de honor a la que antecedió, cuando se materializó el intercambio con Düsseldorf y otras ciudades alemanas, la de los príncipes de la localidad de Renana-Westfalia, en ocasiones con una impresionante banda musical de fanfarria.

Después, ya en tiempos democráticos y para salvar aquel inconveniente, el coso portuense pasó al sábado pues en Santa Cruz solo quedaba la Piñata y ésta era más reducida. Es más, los grupos, los participantes (incluso los de coches engalanados), preferían rematar el bullicio carnavalero en Colón y adyacentes. La construcción del túnel de la ladera de Martiánez propició hasta un espacio más apropiado para la organización y la salida, siempre laboriosa por el afán de los grupos de meterse cuanto antes. Ya en los ochenta, la apoteosis del Carnaval portuense arrancaba desde la Punta de la Carretera y recorría Valois en sentido inverso al de la circulación. El alquiler de sillas, que se hacía desde tempranas horas, le suponía al Ayuntamiento un ingreso con el que afrontar la financiación de las fiestas. En aquellas tumultuosas salidas siempre estaba Pepín Castilla, dando gritos y empujones si era preciso para poner orden e incluso corregir a los concejales que “osaban” echar una mano para colaborar en aquella ardua tarea. Cuando todo estaba más o menos a punto, Castilla hacía un recorrido en moto de visualización. En cierta ocasión, pronunció una frase memorable que servía para que las emisoras de radio y televisión iniciasen sus transmisiones:
-¡Se cierra el circuito!

Y a partir de ahí discurría un desfile heterogéneo, variopinto, bullanguero… Comparsas, grupos coreográficos, murgas, bandas musicales, espontáneos y espontáneas, a veces caballos, colectivos disfrazados con el mismo motivo y personas con disfraces de lo más llamativo. Mediados los años ochenta se concedió importancia a la musicalización, a efectos de animar y armonizar adecuadamente el ambiente, por lo que hubo intentos de distribuir e intercalar las peñas y conglomerados instrumentales. En Colón, antes de llegar a la plaza de los Reyes Católicos, instalaban unos graderíos y unas tribunas domésticas desde donde las autoridades, invitados de Alemania y otras representaciones seguían la cabalgata. Las carrozas fueron disminuyendo con el paso de los años. Los hoteles ya querían ahorrar gastos. En los balcones podía verse a turistas semidesnudos disfrutando de aquel incesante bullicio. Y en las cafeterías más próximas a las avenidas, se afanaban los clientes en buscar un hueco desde el que contemplar el cortejo, la gran parada carnavalera. Los bailes, en los hoteles o en las calles, prolongaban el singular sabor de aquel Carnaval portuense que fue capaz de configurar su propia personalidad, sus rasgos diferenciados.

A lo largo de las últimas ediciones, sentimos decirlo, han palidecido esos rasgos. Acaso la mejor prueba sea precisamente este número reservado para el sábado y que debía ser el culmen, el máximo grado de la evolución de una fiesta. Le siguen llamando apoteosis. Bueno. Pero hagan algo para revitalizarlo y hacer honor a ese concepto.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario