FIRMAS Francisco Pomares

OPINIÓN | A babor | Otra del profesor García | Francisco Pomares

«Rabieta infantil» y «falta de respeto al pueblo balear» son, según el profesor García, presidente del Partido Nacionalista Canario, las críticas realizadas desde Canarias al regalo de Sánchez a la señora Armengol, ese Régimen Especial Balear aprobado por decreto ley y dotado desde su aprobación con 150 millones de euros, para empezar a hablar. Al profesor García, especialista en rabietas infantiles y faltas de respeto, le da igual que la propia presidenta balear, doña Francina Armengol, haya reconocido que aprobar la parte fiscal del Régimen Especial por decreto del Gobierno habría sido inconstitucional, o que Sánchez adopte la decisión por sorpresa y sin debate previo, mientras priva a Canarias de los derechos reconocidos en su propio REF, construido con esfuerzo y tesón desde 1972, en sucesivas redacciones y reformas.

Ya se ha dicho hasta el aburrimiento -también desde esta tira- que Baleares tiene todo el derecho a exigir que la inversión del Estado en las islas sea similar a la media nacional, para atender así al hecho de que en las islas no se producen inversiones de interés estatal, porque se considera que estas son solo las que afectan a dos o más regiones. Lo que Baleares no puede pedir son las ayudas de Estado a las que Canarias sí tiene derecho -deben además ser autorizadas por la Unión Europea-, porque ser un archipiélago no es suficiente motivo para solicitarlas (hay muchas islas y archipiélagos en Europa que no disponen de ayudas de Estado), y porque no se dan en Baleares ninguna de las dos características fundamentales que permiten esas ayudas de Estado. Baleares no es región ultraperiférica y no es pobre, más bien todo lo contrario: es una de las regiones más ricas de España, y su PIB per cápita ronda el 97 por ciento del PIB per cápita europeo, 22 puntos por encima, por ejemplo, del de Canarias.

Pero el profesor es un tipo que al borde de los setenta sigue obsesionado con la estirpe, con su propio apellido de godo montonero y su patético rol en la Historia de esta tierra: «Moriré luchando por ver algún día a Canarias convertida en un Estado adulto, dialogando con otros Estados del mundo», fue su penúltima declaración gastronómica, un día que salió a cazar escopetas disparando pajaritos. Vaya esfuerzo, el tío.

Para el profesor García no es importante que Europa priorice la superación del subdesarrollo o la pobreza. Eso le da igual, vive ideológicamente en un nacionalismo para el que lo importante son los derechos de las naciones y no los de las personas que las integran. Es la suya una interpretación muy antigua del funcionamiento de las sociedades y del rol de las instituciones públicas. Y hasta eso es legítimo, aunque resulte bastante rancio. Lo que no es tan legítimo es que este hombre solo salga a la palestra cuando se discute si seguirá en las listas coalicioneras al Parlamento de Canarias con posibilidades de salir. Parece que no, que con posibilidades de salir no, y es eso lo que le ha indispuesto lo suficiente como para recordarnos que existe y que está muy enfadado.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario