FIRMAS

OPINIÓN | A babor | Caso Grúas: las peleas por el tiempo | Francisco Pomares

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias comunicó ayer su decisión de devolver el ‘caso Grúas’ al Juzgado de Instrucción número 2 de La Laguna, donde se registró la denuncia inicial interpuesta por los grupos municipales en la oposición cercanos a Podemos y Nueva Canarias. La Sala sigue el mismo criterio que la Fiscalía Superior de las Islas, no compartido por el presidente del TSJC. Por eso, el auto contiene un voto particular del magistrado Antonio Doreste, que asegura que la Sala debió estimar los recursos de súplica de Fernando Clavijo y José Alberto Díaz, y retener la competencia sobre el caso, en vez de devolverlo al juzgado lagunero.

La pelea por fijar la competencia en el caso Grúas tuvo su origen en la percepción por parte de los afectados por la denuncia de que si el caso volvía a La Laguna, la jueza que resultaría encargada -que exculpó a Clavijo en la primera de sus decisiones- aceptaría ahora la petición de imputación planteada por la Fiscalía, colocando a Clavijo en la tesitura de enfrentarse a una campaña a la Presidencia del Gobierno en calidad de imputado. Clavijo podría incluso sobrevivir electoralmente a una imputación, pero no a las negociaciones que -sin duda- habrían de producirse entre partidos para formar el próximo Gobierno. Las posibilidades de Clavijo de resultar reelegido presidente estando imputado parecen, más que escasas, completamente nulas. Por eso se ha dado esta pelea de recursos y autos, en las que la Sala del TSJC lo que ha decidido, por dos a uno de sus miembros, es quitarse el muerto (con perdón) de encima. Y es que al final la estrategia de la oposición no ha perseguido nunca lograr una condena de Clavijo -algo que se reconoce difícil en este caso-, sino conseguir imputarlo antes de las elecciones, para acabar con sus posibilidades de continuar en política. Clavijo es hoy, según las encuestas manejadas por los partidos, el principal activo que le queda a Coalición Canaria, y el desarrollo del ‘caso Grúas’ se ha convertido en una guerra de tiempos. Por eso, lo más probable es que ahora se produzca -por parte de la defensa de Clavijo, el alcalde lagunero y el concejal Godiño-, un nuevo recurso, esta vez ante el Tribunal Supremo. También para ganar tiempo.

La duda es si ese nuevo recurso es viable: el auto establece que contra esta resolución no cabe recurso. Y el voto particular no hace referencia a ese extremo, porque se trata de un asunto que no forma parte del contenido del propio auto, sino de lo que en términos de picapleitos se denomina “pie del recurso”. Doreste sí recuerda que el informe de la Fiscalía se ha manifestado partidario de que “una instancia superior resuelva la difícil y relevante problemática planteada”. O sea: que intentarán ganar tiempo.

Y habrá, sin duda, nuevo recurso, esta vez al Supremo.

Foto: Pixabay

Add Comment

Click here to post a comment